Todo indica que el modus operandi de Pablo Arancibia (33), detenido por el femicidio de Florencia Romano (14), era intentar seducir menores de edad a través de Instagram. Una vez que establecía contactos con ellas, les mentía sobre su edad y les prometía cosas que les hacían falta.

Un día después de que Florencia Romano estuvo en su casa, Arancibia se comunicó con otra joven de la misma edad que Flor. El azar quiso que la adolescente fuese la mejor amiga de la víctima fatal.

Te puede interesar...

No solo eso. La adolescente fue clave en la investigación ya que Florencia le había mandado su ubicación e incluso la había llamado pero la chica no alcanzó a atender.

Como modo de protección y por ser menor de edad, se la llamará María a la mejor amiga de Florencia Romano.

Según explicó María, Florencia no había comentado de la existencia de este hombre pero en su caso le preguntó si quería pinturas o ropa.

"Ella me dijo que se iba a una pileta, quizás le dijo de ir a una", señaló.

En medio de lágrimas contó a El Siete que otras chicas le dijeron que el mismo hombre les ofrecía plata y bebidas.

"El domingo yo estaba en Instagram, estaba haciendo un video en vivo. Este hombre me comienza a decir que era bonita y me dijo que tenía 18. Entramos con mi prima a su perfil y vimos que él publicaba que era un carnicero. Con mi prima nunca pensamos que era este hombre", afirmó María.

El caso Florencia Romano

Florencia Romano salió de su casa el sábado pasado por la tarde y desde ese día era buscada por sus seres queridos. Dijo que iba a casa de una amiga pero fue a la vivienda que compartían Pablo Arancibia y Micaela Méndez. No volvió a salir de allí.

El mismo sábado, una llamada al 911 alertó de gritos de auxilio en esa casa pero la operadora no hizo caso a la denuncia y cortó la comunicación. Este viernes la suspendieron y la pasaron a pasiva mientras dure la investigación.

Tras varios días de búsqueda, el cuerpo de Florencia fue encontrado en un canal de riego. Había sido arrojado dentro de sábanas y una manta. Este viernes a la madrugada se confirmó la identidad.

El forense comprobó que la adolescente tenía golpes en el rostro y fracturas. Además presentaba un corte profundo en el cuello. Todo hace presumir que se defendió de un ataque sexual.

Arancibia y su pareja Méndez fueron trasladados este viernes a la penitenciaría. Ambos están imputados por femicidio.