La expectativa se cumplió: la causa que investiga el presunto pago de coimas en la Justicia Federal tiene sus primeros arrepentidos. Dos de los tres abogados imputados confesaron haber participado de los sobornos que irían destinados al juez federal Walter Bento y recuperaron su libertad.

Martín Ríos y Matías Aramayo, quienes estaban detenidos desde el miércoles de la semana pasada, llegaron a un pacto con el fiscal y el juez que investigan la megacausa. Declararon, brindaron datos importantes para el expediente y recibieron la excarcelación, según trascendió.

De esta forma, del grupo de abogados imputados como integrantes de asociación ilícita y cohecho activo sólo queda detenido Luciano Ortego, quien ya presentó un pedido de excarcelación pero sin intenciones de declarar en la causa, al menos hasta el momento.

En la jornada del miércoles también declaró Marcos Calderón, un hombre que estuvo sospechado en una causa de evasión millonaria a AFIP pero que el juez Walter Bento lo liberó por falta de mérito. Calderón también está imputado y detenido por cohecho activo y ayer intentó acogerse a la figura del arrepentido pero el pacto no fue homologado por el juez Eduardo Puigdéndolas, según trascendió.

Se espera que en la jornada de este jueves haya otros imputados en la megacausa de las coimas federales que sigan el mismo camino.

Seguir leyendo