Benjamín Bellido tenía 21 años cuando murió prácticamente como un héroe. El joven fue baleado cuando se interpuso en la discusión entre un amigo y el asesino. Ahora, se confirmaron los primeros pasos de la investigación por el crimen en Godoy Cruz que apuntan a un joven conocido como Tato.

En la mañana de este miércoles, el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello se presentó ante un juez para defender su investigación. El magistrado solicitó que se dicte la prisión preventiva a Facundo Ojeda (27), el único sospechoso del hecho.

Te puede interesar...

Las principales armas acusatorias son los testimonios de los otros jóvenes que estaban en ese asado en el barrio La Estanzuela y que sindicaron al Tato Ojeda como el autor del homicidio.

Por su parte, el abogado defensor Mariano Tello solicitó la libertad o, al menos, la prisión domiciliaria ya que el sospechoso no tiene antecedentes penales, tiene arraigo laboral y, por ende, no existe riesgo de que se fugue de la Justicia.

Sin embargo, el juez Federico Martínez se inclinó por la postura del fiscal y dictó la prisión preventiva por homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Facundo Tato Ojeda.jpg
Ojeda escapó del barrio La Estanzuela.

Ojeda escapó del barrio La Estanzuela.

Crimen en Godoy Cruz

Había pasado pocas horas después del mediodía del primer día de noviembre pasado y un grupo de amigos se había reunido a comer un asado en una casa ubicada el barrio La Estanzuela. Allí estaba Benjamín Bellido, sin saber que serían sus últimos minutos con vida.

Según fuentes ligadas al caso, en un momento comenzó una discusión entre el dueño de la propiedad y otro joven apodado Tato. El enfrentamiento pasó a mayores cuando este último empuñó un arma de fuego.

Intentando defender a su amigo, Benjamín Bellido se interpuso entre medio de los dos contrincantes. Terminó con un disparo en el estómago que le quitó la vida a los pocos minutos. El Tato escapó del barrio La Estanzuela pero fue detenido en Dorrego días después.