El asesinato de un joven de 21 años ocurrido en un asado durante la jornada del domingo ya tiene un principal sospechoso. Pero el sindicado por el crimen en Godoy Cruz está prófugo y los pesquisas están tras sus pasos.

Había pasado pocas horas después del mediodía y un grupo de amigos se había reunido a comer un asado en una casa ubicada el barrio La Estanzuela. Allí estaba Benjamín Bellido, sin saber que serían sus últimos minutos con vida.

Te puede interesar...

Según fuentes ligadas al caso, en un momento comenzó una discusión entre el dueño de la propiedad y otro joven apodado Tato. El enfrentamiento pasó a mayores cuando este último empuñó un arma de fuego.

Intentando defender a su amigo, Benjamín Bellido se interpuso entre medio de los dos contrincantes. Terminó con un disparo en el estómago que le quitó la vida a los pocos minutos.

Los testigos presenciales del crimen en Godoy Cruz declararon en el expediente que lidera el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello e identificaron al sospechoso. Las autoridades los fueron a buscar pero trascendió que desde entonces no ha regresado a su casa. Es decir, está prófugo, aunque los sabuesos policiales están tras sus pasos.