Operaban desde la cárcel. Tenían perfiles de Facebook falsos. Cometían estafas virtuales. Hacían circular la plata de las víctimas entre sus familiares y hasta invertían en plazos fijos. Hasta el martes pasado, cuando una batería de allanamientos terminó de desbaratar la banda que que engañó a varias víctimas en Mendoza.

Desde hace algunas semanas comenzaron a acumularse una serie de denuncias similares. Las víctimas relataron que vieron publicaciones de garrafas en la página Marketplace, de la red social Facebook. Aprovechando el frío del invierno y el precio ofrecido que era menor al del mercado, las personas contactaron a los vendedores para comprar los elementos.

Los oferentes -siempre desde perfiles falsos de Facebook- solicitaban al menos el 50% del valor de la garrafa como adelanto para concretar la operación. De esta forma, las víctimas transferían entre $3 mil y $6 mil a una cuenta de Mercado Pago. Claro, desde ese momento perdían contacto con la otra parte y terminaban estafados.

►TE PUEDE INTERESAR: Empresario denunció que vaciaron su cuenta bancaria con 8.500 dólares y pagaron tarjetas y boletas

Insumo básico. Las garrafas, los tubos y los zepelines de gas sufrieron una fuerte suba.
Las garrafas se ofrecían a mitad de precios, y las estafas virtuales se cometían a través de las redes sociales.

Las garrafas se ofrecían a mitad de precios, y las estafas virtuales se cometían a través de las redes sociales.

Las estafas virtuales y los embargos de las cuentas

Más de media docena de expedientes judiciales se acumularon en manos del fiscal de Delitos Económicos Flavio D'amore. Policías de la Unidad Investigativa (UID) de Lavalle comenzaron a indagar en un grupo de personas que habían sido víctimas. De esta forma lograron detectar que la cuenta de Mercado Pago a la cual iba destinado el dinero lo terminaba transfiriendo siempre al mismo grupo de personas.

Luego de intervenciones telefónicas, seguimientos informáticos y trabajo de campo, los pesquisas descubrieron que los cabecillas de la banda eran dos presos que estaban alojados en la cárcel de Almafuerte y Boulogne Sur Mer, respectivamente.

dasdasdasdasd1.jpg

Quienes terminaban recibiendo el dinero eran varios familiares del primero de ellos: su novia, su hermano, su cuñada y su madre.

El martes pasado se realizó una seguidilla de allanamientos, tanto en los complejos penitenciarios como en los domicilios particulares. En las celdas de prisión se encontraron media docena de teléfonos celulares y hasta libretas con anotaciones del guion discursivo que seguían los estafadores cuando contactaban a sus víctimas. En las propiedades se hallaron $375 mil en efectivo, entre otros elementos de importancia para la causa.

Tras realizar el seguimiento del dinero por distintas entidades financieras, detectaron que uno de los sospechosos tenía un comprobante de un plazo fijo por un millón de pesos que, se presume, provenía de las actividades ilegales. Por este motivo es que la Justicia dictó el embargo de todas las cuentas sospechosas.

►TE PUEDE INTERESAR: La madre de Agostina Trigo se quiso arrojar debajo de un micro y terminó en el hospital

Temas relacionados: