Desde que fue detenido el 22 de julio pasado, Pablo Rivas Stewart (27) no para de sumar malas noticias en su contra. Las pruebas lo van acorralando como el autor del crimen en el Bombal del periodista Luziano Moreno (30) hasta el punto en que este miércoles una jueza le dictó la prisión preventiva y le trabó un embargo de $5 millones.

El 23 de agosto pasado comenzó la audiencia donde la fiscal de Homicidios Claudia Ríos y el abogado querellante Armando Correa consideraron que hay pruebas suficientes para que Pablo Rivas continúe detenido mientras avanza la investigación. La defensa del sospechoso, en cambio, había pedido arresto domiciliario y algunas nulidades, como la de un allanamiento que se realizó en la casa de Rivas donde se incautaron cuchillos similares a los utilizados en el ataque fatal.

Seguir leyendo

La jueza Miriam Núñez se tomó un cuarto intermedio y reanudó la audiencia en la tarde de este miércoles. Accedió a todos los planteos de la acusación y negó la solicitudes de la defensa, por lo que el presunto asesino de Luziano Moreno va a continuar alojado en el penal imputado por homicidio criminis causa -arriesga prisión perpetua-.

pablo rivas imputado homicidio luziano moreno 2.jpg
Pablo Rivas, el sospechoso por el crimen en el Bombal.

Pablo Rivas, el sospechoso por el crimen en el Bombal.

Pero no es la única novedad en la causa. En esas tres semanas que transcurrieron presentó su renuncia el abogado de Pablo Rivas, que era Alejandro Cazabán, un reconocido letrado de San Rafael. El sospechoso ahora está representado por el defensor oficial de Homicidios, Rubén Castro, y existe cierta expectativa sobre la nueva estrategia que pueda plantear de ahora en más.

Por otro lado una pericia confirmó que la botella que se encontró en el auto de la víctima fatal contenía nafta, lo que alimenta la hipótesis de que Pablo Rivas planificó el crimen en el Bombal y que intentó prender fuego el vehículo con el cadáver al momento de ser capturado.

Luziano Moreno 1.jpg
El vehículo donde circulaban los protagonistas antes de ocurrir el hecho de sangre.

El vehículo donde circulaban los protagonistas antes de ocurrir el hecho de sangre.

Crimen en el Bombal

Minutos después de las 14 del 22 de julio pasado, Lucho Moreno condujo su auto VW Fox hasta el domicilio de Pablo Rivas, lo pasó a buscar y estacionario en calle Aguirre. Según relataron testigos, se produjo una discusión entre ambos donde Moreno terminó con varias puñaladas en el cuello.

Tras alertar al 911, las autoridades lograron detener a Pablo Rivas en el oeste de Godoy Cruz. El joven había estacionado el auto de la víctima fatal sobre una calle de tierra y el cadáver aún estaba dentro de habitáculo. En el rodado también había poco más de 4 millones de pesos en efectivo.

En una declaración que realizó a personal policial –al ser extraoficial no tiene validez en la causa- aseguró que le entregó 22 mil dólares a Luziano Moreno pero a este último le faltaban pesos argentinos, lo que generó una discusión que terminó con el asesinato.