¿Una operación de compra-venta de dólares que terminó de la peor manera? ¿Un intento de robo? ¿Un acto de legítima defensa? Estos interrogantes dan vueltas por la cabeza de los investigadores por el crimen en el Bombal. El asesinato de Luziano Moreno (30), ocurrido en la tarde de jueves, tiene a un sospechoso acorralado por las pruebas pero resta resolver las circunstancias del hecho.

Seguir leyendo

Los investigadores de la División Homicidios y la fiscal Claudia Ríos tienen prácticamente confirmado que los jóvenes se juntaron para realizar una compra-venta de dólares. Lo que no está esclarecido es el motivo que desencadenó el ataque y hay un abanico de posibilidades abiertas.

Luziano Moreno tenía planeado irse a vivir a otro país. Así lo dijeron desde su entorno íntimo, en su auto se encontró documentación de trámites para ciudadanías, en su perfil de Facebook había publicado varios objetos a la venta en los últimos días y además llevaba bolsos con poco más de 4 millones de pesos, con los cuáles se cree que iba a cambiar a dólares.

Pero lo que faltaba en el vehículo eran justamente los billetes estadounidenses. Y en este punto surge la duda de si Pablo Rivas jamás los llevó e intentó robarle a Luziano Moreno o si ya se los había entregado, tal como manifestó extraoficialmente al personal policial cuando fue detenido en el oeste de Godoy Cruz.

Pablo Rivas Stewart.jpg
Pablo Rivas, acusado del crimen en el Bombal de Luziano Moreno.

Pablo Rivas, acusado del crimen en el Bombal de Luziano Moreno.

La versión que aportó Rivas a la Policía no tiene validez legal, ya que no lo hizo formalmente en el expediente, pero ayudó a los investigadores para tratar de reconstruir los minutos anteriores al crimen en el Bombal. El ex empleado judicial explicó que había pactado venderle 22 mil dólares a Moreno. Este último pasó a buscarlo en el VW Fox por su domicilio, ubicado en las inmediaciones del club Andes Talleres. Incluso el padre de Rivas se subió también al rodado, aunque se bajó a las pocas cuadras.

Lucho Moreno le explicó que tenía casi toda la plata y le mostró los bolsos con los fajos de pesos argentinos, pero le explicó que estaba esperando a una persona para que le entregue un resto de dinero que le faltaba. Según dijo Rivas extraoficialmente, le entregó el sobre con los dólares, pasó un sujeto en una moto y el periodista se lo pasó. Creyó haberle visto un arma de fuego en la cintura al motociclista, por lo que comenzó a sospechar.

Mientras esperaban que llegaba la persona con los pesos que faltaban, la tensión aumentó. Estacionados en calle Leopoldo Suárez, ambos empezaron a discutir y allí Rivas le propinó varias puñaladas con un cuchillo asador que llevaba "por su seguridad", según detalló. El presunto autor del crimen en el Bombal aseguró que en realidad se defendió de un ataque por parte de Luziano Moreno.

Habrá que esperar a que el sospechoso sea imputado por la fiscal de Homicidios Claudia Ríos para determinar no sólo qué delito le acusa sino también para ver si declara y ratifica el relato que realizó al personal policial.

Lo cierto es que dentro del vehículo de la víctima fatal se encontró una botella que contenía nafta. No se sabe si era de la víctima o del sospechoso, pero también abre la hipótesis de que el asesino planificó el crimen para llevarse el dinero en efectivo.