Policiales Miércoles, 7 de febrero de 2018

Allanaron un "geriátrico" y rescataron dos abuelas deshidratadas

Ocurrió en Villa Atuel. La justicia investiga las condiciones del lugar y de las ancianas, que fueron llevadas al hospital de Jaime Prats.

Un hogar para ancianos ubicado en Villa Atuel (San Rafael) fue allanado ayer por la Justicia en el marco de una causa donde se investigan presuntas irregularidades vinculadas al estado de salud de las dos abuelas que allí vivían.

Según se supo, dos abuelas, de 84 y 86 años, que estaban alojadas en ese sitio fueron retiradas y trasladadas al hospital Eva Perón en Jaime Prats para evaluar su estado de salud. El forense en una primera revisión detectó deshidratación y recomendó su internación.

En el operativo participó la fiscal de General Alvear Ivana Verdún y personal de Investigaciones y Dirección de Adulto Mayor, entre otros organismos.

Dos personas, hombre y mujer de más de 70 años, que viven en la casa fueron demoradas mientras se investiga en qué condiciones estaban las personas alojadas allí.

Aparentemente según fuentes del caso las abuelas estaban en malas condiciones, situaciones que deberán ser investigados por la Justicia. Las denuncias se hicieron en forma anónima en San Rafael.

No hay convenio

Tras el allanamiento a un supuesto geriátrico clandestino en Villa Atuel donde vivían dos ancianas en condiciones miserables, la titular de la agencia local del PAMI, Miriam Puchulú, aseguró que "la entidad no tiene convenios con ningún geriátrico en el Sur mendocino".

Puchulú afirmó que "el último contacto que tuvimos con autoridades de un geriátrico fue hace 6 años y el PAMI rechazó la oferta porque no cumplía con las exigencias y la normativa que solicita la obra social para internar a sus afiliados".

La funcionaria informó que "en Mendoza existen muy pocos geriátricos habilitados para el uso de nuestros afiliados y se dieron casos en San Rafael donde se derivó a la persona a uno de estos establecimientos que funcionan en la capital de la provincia".

Lo cierto es que según Puchulú, "ningún geriátrico cumpliría con nuestras exigencias, por eso no hay convenio alguno".

La obra social cubre la internación en geriátricos pero en el Sur mendocino no hay opciones posibles. Es un trámite que se realiza en la oficina ubicada en la primera cuadra de la avenida Rivadavia y no se usa la jubilación como medio de pago por este servicio, explicó Puchulú.

Dejanos tu comentario