Delitos sexuales

Admitió haber abusado a la nieta de su pareja durante 6 años y lo condenaron a diez años de cárcel

Ramón Rafael García (66) fue sentenciado en un juicio abreviado por los múltiples abusos sexuales que cometió contra la víctima cuando tenía entre 10 y 16 años. La investigación se originó gracias a una denuncia en Neuquén

Una denuncia que se radicó en Neuquén a mediados de 2021 derivó en una investigación por abuso sexual en Mendoza que tuvo su fin el viernes pasado. Un hombre de 66 años fue condenado a una década de prisión por haber cometido múltiples vejámenes contra una nieta de su pareja. Los hechos ocurrieron entre 2013 y 2019 en Luján de Cuyo y en Guaymallén.

El 30 de abril de 2021, un hombre se acercó hasta una dependencia policial en la localidad neuquina de Confluencia, donde vivía desde hacía un año y medio. El denunciante relató que su hija le había confesado el abuso sexual que sufrió cuando vivían en Mendoza. El agresor era Ramón Rafael García, un sujeto que estaba en pareja con la abuela materna de la víctima.

El expediente viajó de provincia y quedó en manos de la fiscal de Delitos Sexuales María de las Mercedes Moya. Con el correr de los días, la magistrada le tomó declaración en cámara Gesell a la víctima. En esa instancia, la menor relató que cuando tenía entre 10 y 13 años -entre 2016 y 2019- fue manoseada por el hombre en varias ocasiones en un domicilio ubicado en el barrio Huarpes III, en Carrodilla.

► TE PUEDE INTERESAR: La madre de Melody Barrera: "No la mataron en vano, vino a darle esto a sus compañeras"

La víctima declaró que todo esto ocurría cuando sus padres se iban a trabajar y ella y su hermana mayor -no fue víctima de ataques- quedaban a cargo de la pareja de su abuela ya que vivían en el mismo terreno.

En 2016 se mudó con su familia a una casa ubicada en el barrio Nueva Esperanza, en Guaymallén. Sin embargo, el depredador sexual solía visitar a la familia y en esa situación continuaron y hasta se agravaron los ataques hasta mediados de 2019.

García fue detenido dos meses después de la denuncia y le imputaron los delitos de abuso sexual simple, gravemente ultrajante y con acceso carnal; todos agravados por estar encargado de la guarda de la víctima.

► TE PUEDE INTERESAR: Denunciaron que les robaron U$S44.000, $3.000.000 y joyas en su casa de un barrio privado de Maipú

El hombre quedó en prisión preventiva por la gravedad de los delitos y porque tiene una batería de antecedentes penales. Su primera detención fue en 1993 por un robo agravado por el que fue condenado a 8 años de prisión. Cinco años después se fugó, fue recapturado en 1999 y en 2001 se volvió a escapar de las autoridades. A mediados de 2006 volvió a quedar detenido tras cometer otro asalto y recibió otra pena de 8 años. Terminó cumpliendo las pena en 2014, aunque unos meses antes había recibido el beneficio de la libertad asistida.

Acorralado por las pruebas, el viernes pasado decidió pasar por un juicio abreviado donde admitió haber cometido todos los hechos y pactó una sentencia con la Fiscalía de Delitos Sexuales. Terminó condenado a 10 años de prisión por el juez Mauricio Juan.

Fuentes judiciales detallaron que en los próximos días buscará el beneficio de la prisión domiciliaria ya que tiene varios problemas de salud -hipertensión, tres By Pass y poliatrosis severa-.