Travesticidio

La madre de Melody Barrera: "No la mataron en vano, vino a darle esto a sus compañeras"

Victoria Pincheira se refirió a su hija, quien fue víctima de un crimen en Guaymallén cuyo juicio comenzó este lunes en el Polo Judicial Penal. El policía Darío Jesús Cháves (38) es quien está acusado de matar a Melody Barrera (27) por el odio a su expresión de género

El primer juicio en Mendoza bajo la acusación de travesticidio comenzó este lunes. El crimen en Guaymallén de Melody Barrera (27) comenzó a ser ventilado ante un jurado popular, que resolverá el futuro del policía acusado, Darío Jesús Cháves (38). En la puerta del Polo Judicial Penal, la madre de la víctima fatal se refirió al hecho de sangre.

Victoria Pincheira realizó una conferencia de prensa en la explanada del flamante edificio minutos antes de que comiencen los alegatos de apertura del debate. "Estoy llorando y extrañando a Melody", fue lo primero que refirió.

Darío Jesús Cháves.jpeg
El policía acusado del crimen de Melody Barrera detrás de sus abogados defensores.

El policía acusado del crimen de Melody Barrera detrás de sus abogados defensores.

La mujer aseguró que el hecho de que el homcidio tenga el agravante de "odio a la expresión de género" es "un orgullo para toda la vida. A mi hija no me la mataron en vano. Ella vino a dejarle eso a sus compañeras". "Tenemos la expectativa de que ganemos en el juicio y que las chicas estén más protegias. No puede ser que Melody haya pasado por todos estos hechos violentos y nunca me enteré", agregó.

Sobre el policía Darío Jesús Cháves, se mostró expectante a que "diga por qué la mató. Nunca lo dijo y no sé si ahora lo va a hacer".

► TE PUEDE INTERESAR: Primer juicio por travesticidio en Mendoza: la coartada del policía en busca de la legítima defensa

Minutos después comenzaron los alegatos. El primer turno fue para los fiscales de Homicidios Fernando Guzzo y Andrea Lazo quienes enumeraron las pruebas en contra el sospechoso y aseguraron que reconstruirán el "perfil criminal que tiene ese sello de odio, eso que hacía satisfacer su sadismo por el sufrimiento que le hizo sufrir a la víctima".

Los abogados querellantes Viviana Beigel y Lucas Lecour plantearon que "Melody merece ser llorada. En ella están miles de otras Melodys que no pudieron ser y que en plena juventud fueron víctimas de individuos que formaron su pensamiento en una sociedad que odia la transexualidad, que es homofóbica y discriminatoria".

En tanto que la defensa -Pablo Cazabán, Joana Montero y Juan Pablo Chales- adelantó que "lo que ven de la acusación es una interpretación, una parte sesgada del hecho. Queremos que vean la realidad, que vean todo el cuadro".

El juicio por jurado se reanudará este martes a partir de las 8.30 con la declaración de los primeros testigos.

Embed

Crimen en Guaymallén

Melody Barrera tenía 27 años y vivía en Luján de Cuyo. Solía estar vestida de hombre entre semana, pero los fines de semana se trasvestía y tenía trabajos sexuales. Los clientes los conseguía a través de una página web o directamente parando en la vía pública, en las inmediaciones de la Costanera. En la madrugada del 29 de agosto de 2020 fue asesinada mientras trabajaba. Fue ejecutada de 6 disparos a una distancia de 70 centímetros, aproximadamente.

La fiscal Andrea Lazo comenzó a investigar el hecho y el primer dato concreto que obtuvo gracias a algunos testigos y a las cámaras de seguridad es que habían visto un auto Volkswagen Bora circulando por la zona. Pero el dato no fue profundo ya que no pudieron identificar las letras y números de la patente del vehículo.

A los pocos días un chofer de Cabify que leyó las noticias sobre el travesticidio se presentó espontáneamente y explicó que esa noche vio un VW Bora estacionado. Su ocupante estaba con las puertas abiertas y se refregaba la cara. Al consultarle qué le pasaba, el hombre le dijo "los travas de la vuelta me tiraron gas pimienta. Voy a buscar un arma y lo voy a cagar a tiros". Esta versión coincidió con lo que declararon otras colegas de Melody Barrera, quienes afirmaron que era "problemática" ya que solía "tener arranques" con sus clientes donde los insultaba, les arrojaba gas pimienta y piedras.

► TE PUEDE INTERESAR: El arma que mató a la travesti Melody Barrera es la del policía detenido

Pasaron los días y no lograban identificar al asesino. Hasta que llegó un informe clave. Los pesquisas consiguieron una cámara de seguridad donde retrataron el momento que relató el chofer de Cabifiy. En un fragmento, se podía ver al sospechoso haciendo un llamada con su teléfono celular. Con este dato solicitaron a las empresas telefónicas que informen todos los cruces que se hicieron esa madrugada en ese rango horario. Allí surgió uno que coincidía perfectamente con la hora que registró el video. Así fue que obtuvieron el número telefónico de Darío Jesús Cháves.

El 17 de septiembre, policías de la División Homicidios fueron hasta la Comisaría 34 ubicada en el barrio Bancario. Allí prestaba servicios el sospechoso. En la puerta vieron que estaba estacionadio un VW Bora de las mismas características que registraron las cámaras y testigos -hasta no le funcionaba una de las luces de freno traseras- y que le habían sacado las patentes. A los pocos minutos, se hizo un allanamiento en la dependencia donde el policía quedó detenido.

Las pruebas siguientes fueron complicando aún más su situación procesal. No sólo otras travestis lo reconocieron como cliente sexual, si no que una pericia balística determinó que su pistola provista por el Ministerio de Seguridad es la misma que efectuó los seis disparos contra Melody Barrera.