Sangre colombiana en el Parque

El Negro Jorge Zules Caicedo ya se entrena con Independiente Rivadavia. "Empecé a jugar a la pelota cuando llegué a la Argentina", contó.

Lorena Sidoti

sidoti.lorena@diariouno.net.ar

La Lepra ya dio inicio a una nueva temporada en la Primera B Nacional, en la que este próximo 5 de julio cumplirá 11 años de permanencia. Este martes comenzaron los entrenamientos de pretemporada con dos caras nuevas, una de ellas, la del colombiano Jorge Zules Caicedo.

El moreno defensa central, nació el 14 de febrero de 1991 en Mocoa, al suroccidente de Colombia. Llegó a Independiente Rivadavia desde Defensores de Belgrano de Villa Ramallo, equipo que cayó en la final del segundo ascenso del Federal A ante Gimnasia, y sin dudas fue uno de los puntos destacados del Granate que dirige Héctor Storti.

"La verdad es que estoy viviendo este nuevo desafío con muchas expectativas. Bastante ansioso por cierto. Con ganas de entrenar y que comience el torneo", contó el defensor.

-En lo personal es un salto de categoría...

-Sí, sí, era algo que estaba queriendo ya hace tiempo. Gracias a Dios se dio. Y eso me pone muy contento. Voy a aprovechar esta gran oportunidad y tratar de dar lo mejor de mí.

-¿Cómo es tu historia? ¿Cómo llegaste de Colombia a Villa Ramallo?

-De Colombia llegué a en el 2012 a Pergamino junto a 24 amigos más. Vinimos a modo de pasantías en el fútbol. Mi primer destino fue Pergamino. Jugué en Douglas Haigh. Estuve ahí 2 años. Después jugué 6 meses en Sports de Salto Federal B, y de ahí fui a Ramallo en 2015. Llegue en el 2012, la verdad no venía de ningún club. Empecé a jugar a la pelota cuando llegué a la Argentina.

-¿Qué hablaste con Gabriel Gómez? ¿Qué sabés de Independiente Rivadavia?

-Sé que Independiente Rivadavia es uno de los cuatro grandes del fútbol mendocino. Y que está en la B Nacional desde hace varios años ya. Creo que es un club con mucho potencial.

-¿Cómo te sentiste en estos días, qué te pareció el club?

-La verdad muy cómodo con un poco de frío pero muy bien (risas), es un club muy lindo, me gusta.

-Me vas a decir que en Ramallo no hacía frío...

-(Risas) Síii obvio, pero no como acá, es terrible, mal.

-Y eso que no ha nevado en la ciudad...

- No me lo digas porque me dan ganas de volverme a Colombia (risas).

-Imagino que llegar a un grupo nuevo con un compañero como Federico Castro es una ayuda para no sentirte incómodo los primeros días...

-Sí, la verdad es de mucha ayuda, aunque es un grupo re copado que hace que nos sintamos cómodos dentro del plantel.

-¿Tenés un apodo futbolístico?

-¡No sé! (risas), en Ramallo me conocen como el Pana o el Negro Zules...

-Para los hinchas de la Lepra que aún no te han visto jugar ¿Cuáles son tus características?

-No se no me gusta hablar de mi como jugador, lo único que puedo decir es que soy un jugador rápido.

-A la hora de marcar, pasa la pelota, el jugador, o ninguno de los dos?

-Ninguno de los dos. O la pelota, a veces... (risas).

-Necesito un título para esta nota ¿Cómo te titularías?

-Mmm, no sé ¿qué tienes en mente tú? ¡Yo no tengo ni idea, posta...!

En esta nota: