Reforma constitucional

La unicameralidad de la Legislatura divide aguas dentro y fuera de Cambia Mendoza

Legisladores de la alianza oficialista y de la oposición brindaron su opinión respecto de la propuesta del Ejecutivo de dejar atrás la bicameralidad. ¿Se pone en juego la institucionalidad de la provincia?

La última reforma del texto de la Constitución de Mendoza data de 1916. Si bien la normativa se ha ido adaptando a la modernidad con leyes anexas, cada vez que se ha planteado la necesidad de la reforma parcial de la carta magna, no se ha llegado a buen puerto.

Uno de los ejes del Gobierno de Rodolfo Suarez fue insistir con esta modificación y para ello, desde el Ejecutivo se diagramó un proyecto de ley de necesidad de reforma institucional que fue presentado formalmente en febrero del año pasado. Por ser año electoral, por no tener el consenso suficiente y por mezquindades de unos y otros, no llegó ni a tratarse en la Legislatura y allí quedó, a la espera de un nuevo impulso que, según promete el oficialismo, se dará a partir de febrero, cuando se reanuden las sesiones extraordinarias.

La unicameralidad promete ser uno de los puntos de dolor. Tanto a legisladores de Cambia Mendoza como a legisladores de la oposición, la sola idea de pensar en reducir la Legislatura a una sola cámara ya les hace ruido. Y tienen sus argumentos para ello.

El ministro de Gobierno de la provincia, Víctor Ibáñez, es el máximo defensor del proyecto que lleva su impronta: "Proponemos la unicameralidad, con 48 legisladores, con 18 de ellos elegidos uno por cada departamento. De esta manera se garantiza la representación territorial. Estos 18 estarían acompañados de otros 30, reformulando el planteo de los distritos electorales. Se propone que esos 30 legisladores se elijan por sistema proporcional, como hasta ahora".

La unicameralidad, explican desde el Ejecutivo, "busca no solo disminuir el gasto público sino también otorgar más dinamismo a la Legislatura".

Las voces a favor y en contra de la unicameralidad

"Estoy a favor de la unicameralidad pero no nos podemos quedar en eso", dice a Diario UNO Jorge Andrés Difonso (Unión Popular, aliado del Frente Cambia Mendoza), presidente de la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales (LAC) de la Cámara de Diputados.

La propuesta de Difonso es ir más allá de la Legislatura con la reforma y modificar también la conformación de los concejos deliberantes "para garantizar la representación de todas las regiones".

"Se pueden disminuir los concejales de 196 a 30 pero agrupados en regiones, porque si se trabaja de manera asociativa en temas comunes se puede redistribuir el gasto de algunos servicios en otros", explica el diputado.

"La necesidad de la coyuntura hoy hace que el Estado tenga que ser más efectivo, por lo que lo que se necesita es una reforma integral, del Estado como tal, no solo de la Legislatura", agrega el exintendente de San Carlos.

Jorge Difonso en la Cámara de Diputados.jpg
El diputado Difonso tiene su propio proyecto de reforma. En su propuesta, apuesta por una reforma integral no solo de la Legislatura sino también de los Concejos Deliberantes

El diputado Difonso tiene su propio proyecto de reforma. En su propuesta, apuesta por una reforma integral no solo de la Legislatura sino también de los Concejos Deliberantes

Puntualmente sobre la bicameralidad y la función de la cámara revisora que se perdería en caso de pasar a una unicameralidad -salvo que se adoptase el modelo cordobés en el que la propia cámara revisa las leyes unas semanas después de aprobadas-, Jorge Difonso entiende que "si hubiera una atomización de fuerzas, esa función se podría cumplir pero hoy, la realidad marca que los bloques votan siempre igual, es decir que lo que se votó de una manera en Diputados se vota igual en Senadores y viceversa, por cómo está planteada la composición de las cámaras".

Y "el gasto se podría reordenar y no se plantearía un centralismo. Lo que hay que garantizar es que la Legislatura funcione bien".

Ahora bien, dice Difonso ya pensando en la discusión que se podría dar este año en la Legislatura para dar paso así al referéndum constitucional y a la posterior conformación de la Convención constituyente: "Para llegar a un acuerdo y así poder reformar la Constitución, el Ejecutivo debería promover la concientización, hacer jornadas y discutir el proyecto".

Uno, si no el que más sabe de Legislatura es el senador Juan Carlos Jaliff (UCR- Cambia Mendoza), que a fines de abril dejará su banca después de más de 12 años en la casa de las leyes. Y tiene una marcada contraposición al texto propuesto por su partido, aunque reconoce que "como bloque, vamos a acompañar el proyecto del gobernador".

"Siempre he sido un defensor del sistema bicameral", dice Jaliff, pero lo que busca que quede bien en claro es que no son los legisladores los que tienen la legitimidad para reformar la Constitución, sino que "la reforma se puede dar siempre y cuando los ciudadanos la habiliten y, luego, los convencionales constituyentes, con representación de todos los partidos políticos, lo hagan".

"El pueblo de Mendoza es el que decide, primero ratificando la ley (de necesidad de la reforma) y luego eligiendo a los convencionales, más allá de la opinión que tengamos los legisladores sobre cada tema", aclara Jaliff con muchísima seriedad, mientras explica paso a paso su postura en una amena charla telefónica.

"Esto hay que dejarlo claro porque algunos por ignorancia y otros por mala fe han instalado que son los legisladores los que transforman la Constitución", dice firmemente.

¿Y por qué aboga por la bicameralidad? "Porque las leyes son muy importantes y tiene que haber una cámara revisora".

Juan Carlos Jaliff (3).jpeg
El senador Juan Carlos Jaliff se pronuncia como un

El senador Juan Carlos Jaliff se pronuncia como un "eterno defensor de la bicameralidad" pero reconoce que acompañará el proyecto del gobernador

"Soy consciente -reconoce- de que el 85% de las provincias ha optado por un sistema unicameral y, si en Mendoza se sigue este camino, creo que deberíamos ir hacia un sistema que le dé más representación a los departamentos. De ahí que resalto que es muy bueno el nuevo sistema de distribución de legisladores que consagra también la ley de reforma, que plantea una distribución equitativa, con 18 legisladores elegidos uno por cada departamento, y los restantes 30 por distrito".

Jaliff no pierde la esperanza de que la necesidad de la reforma institucional se apruebe en la Legislatura este año, con o sin él sentado en la banca. "La oposición debería permitir que sea el pueblo el que decida. No pedimos que acompañen la reforma sino el planteo de necesidad de la misma", expresa.

Y más voces en contra de la unicameralidad asoman también desde el Frente Cambia Mendoza, ya no desde la bancada radical, sino desde la del PRO. "Esta disidencia no significa que no vayamos a acompañar pero sí que plantearemos la necesidad de hacer algunas modificaciones al proyecto", afirman desde el partido de Mauricio Macri.

Al ser consultado por esta posibilidad, el presidente de la Cámara de Diputados Andrés Lombardi ya había dicho a Diario UNO que no se trataba de un "proyecto cerrado" por lo que podrían discutirse previamente para analizarlas e ingresarlas en comisión, si fuere necesario.

Uno de los más vehementes a la hora de manifestarse en contra de la unicameralidad es el electo senador Gabriel Pradines. Una vez que asuma en mayo de este año, será el más joven de la cámara alta, con sus 31 años a cuestas. Quizás ese ímpetu de la juventud es el que lo lleva a defender fervientemente la República, como dice.

gabriel pradines pro.jpg
Pradines, a la derecha, junto a los diputados nacionales del PRO, Omar De Marchi y Álvaro Martínez

Pradines, a la derecha, junto a los diputados nacionales del PRO, Omar De Marchi y Álvaro Martínez

"La provincia con las instituciones más transparentes del país es Mendoza y unas de las razones son la división de poderes y la falta de reelección del gobernador. Lo que hay que hacer es controlarlas y mejorarlas. El Legislativo controla al Ejecutivo y el Judicial nos controla a todos". Así comienza su argumento, estudiado por cierto.

"La Legislatura cuenta con $2.500 millones de presupuesto, es decir con un 0,6% del presupuesto provicial. De los 1100 miembros de la Legislatura, solo 86 son votados por el pueblo, los legisladores, que a su vez tienen un promedio de 2,5 asesores cada uno, que son necesarios para la producción de los proyectos de ley porque se especializan en diferentes áreas. Es decir que los otros 900 son planta permanente y por más que se redujera una cámara, seguirán estando", explica detalladamente por teléfono, a la vez que acompaña un informe vía Whatsapp.

"Entonces - se pregunta-, ¿vale la pena sufragar la institucionalidad por tan baja reducción de costos?".

"El ministro Ibáñez, como coordinador del Gabinete, tiene seis veces más presupuesto que toda la Legislatura. Le pegás a la Legislatura cuando el resto de las áreas de Gobierno tienen gastos desmedidos. El argumento de la unicameralidad por la reducción de gastos no solo atenta contra la institucionalidad de Mendoza sino que encima es falso", dice con crudeza el electo senador del PRO.

Lo que sí reconoce Pradines en medio de la charla es que aquellos números se llegó después de "un ajuste importante y ahorro de gastos que pudieron hacer Parés y Lombardi", en sus mandatos como presidentes de la cámara de diputados.

¿Y la oposición? Una y otra vez aclararon desde el Frente de Todos que la postura que adoptará el peronismo respecto de la necesidad de la reforma de la Constitución se sabrá una vez que retomen las sesiones, cuando "continuará el análisis para definir" qué es lo que se planteará desde el bloque.

Sin embargo, si tenemos en cuenta declaraciones previas respecto de la unicameralidad, tendremos un adelanto. "El proyecto plantea que no hayan elecciones intermedias, eso es un riesgo para la institucionalidad de Mendoza. Si a eso le sumamos la unicameralidad es casi un gobierno sin control de la oposición", decía Lucas Ilardo, presidente del bloque del Frente de Todos en la cámara de Senadores.

Lucas Ilardo.jpg
El senador del PJ, Lucas Ilardo, defiende la bicameralidad legislativa que podría desaparecer si avanzara el proyecto de reforma de la Constitución provincial

El senador del PJ, Lucas Ilardo, defiende la bicameralidad legislativa que podría desaparecer si avanzara el proyecto de reforma de la Constitución provincial

"Entiendo que la prioridad de los mendocinos es la falta de trabajo, la pandemia y sobretodo la inseguridad de este último tiempo. Le vamos a dar el tiempo que necesita esta reforma, no un tratamiento apurado", agregaba el año pasado cuando el peronismo le bajó el pulgar al proyecto antes de discutirlo en la Legislatura.