Análisis y opinión

La marca necia del discurso de odio que habita en los argentinos

Tras el intento de asesinato contra la vicepresidenta y al margen del unánime repudio por parte de casi toda la dirigencia política, habrá inevitablemente consecuencias políticas y lejos se está de cerrar la "grieta"

El ataque que sufrió el jueves por la noche Cristina Kirchner fue condenado al unísono tanto por el oficialismo como la oposición política, también desde los sectores sociales, académicos y sindicales. Y está bien que haya sido así y se repudie el hecho porque, además de que estuvo en peligro la vida de una persona, de concretarse las intenciones del autor, podría haber significado un gran retroceso en nuestra vida democrática.

Que una persona haya gatillado a pocos centímetros de la cara de la vicepresidenta es algo que no registra antecedentes desde 1983. Aunque el ex presidente Raúl Alfonsín, sufrió dos intentos de asesinato y más atrás en el tiempo hubo otros intentos de magnicidio.

Le consulté su punto de vista al politólogo y doctor en Ciencias Sociales, Manuel Cuervo Solá para que nos ayude a pensar en qué momento político se encuentra la Argentina. En sintonía con lo que venimos diciendo además de calificar como aberrante el intento de asesinato a la vicepresidenta agregó que el rechazo de toda la ciudadanía “debe apuntar no solo al atentado y a su autor material, sino al conjunto de prácticas y discursos de odio y estigmatización que abren el universo de las posibilidades políticas a este tipo de barbaridades y configuran su marco general de legitimación social”.

►TE PUEDE INTERESAR: El atentado a Cristina Kirchner sumó el apoyo de referentes mendocinos en la Plaza de Mayo

Qué dice Cuervo Solá del populismo

cabildo cristina atentado.jpg
Una multitud marchó en Buenos Aires para apoyar a la vicepresidenta.

Una multitud marchó en Buenos Aires para apoyar a la vicepresidenta.

Como Cuervo Solá es titular de la Cátedra Teoría Política II de la carrera de Ciencias Políticas de la UNCuyo, a partir de su conocimiento sobre las teorías de Ernesto Laclau, sobre populismos latinoamericanos nos pareció oportuno conocer su análisis sobre todo porque a los gobiernos peronistas y/o kirchneristas se los cataloga de populistas.

Nos explica Cuervo Solá que la palabra “populismo, se suele utilizar en la vulgata de los debates políticos cotidianos como un calificativo peyorativo, relacionado a las ideas de gobiernos de los pobres, gobiernos demagógicos, irracionales, etcétera. Pero la obra de Laclau se aleja claramente de ese lugar y configura un formidable esfuerzo por rescatar las posibilidades explicativas del término populismo y devolverle su entidad como categoría teórico-política”.

“Su idea acerca del populismo, desarrollada especialmente en su libro La Razón Populista, consiste básicamente en considerarlo como una singular forma de interpelación y articulación política que reconstruye la multiplicidad de identidades sociales preexistentes y las organiza bajo un nuevo tipo de distribución estructurado a partir de la inscripción de un antagonismo”.

Del “todo fue armado” a “la culpa es de la derecha gorila”

amalia-granata.png
Amalia Granata tuvo una expresión desafortunada.

Amalia Granata tuvo una expresión desafortunada.

Tocamos fondo como país y nos sumergimos más abajo de lo imaginable puesto que se cruzó una línea que puso en jaque a la democracia. Hasta ese momento los ataques verbales de uno y otro lado, y las represalias con la caja para los que no son del mismo color político eran (o son) moneda corriente, pero hasta el jueves a la noche, no se había llegado a la violencia física. Y este hecho marcó un quiebre.

En las primeras horas luego del intento de homicidio, algunos pensamos ingenuamente que de un suceso de tremenda gravedad se podría sacar algo bueno, como por ejemplo, que nuestros representantes se volviesen sensatos, y más allá de las diferencias políticas, de los antagonismos como dice Laclau y del disenso (que entiendo siempre sirve para construir), se pusieran alguna vez de acuerdo y remasen todos para el mismo lado, sobre todo en pos de la paz social. Pero fue solo eso, un pensamiento ingenuo y un expresión de deseo de unos pocos.

Bastaron algunos minutos para que aparecieran en las redes sociales frases como “todos sabemos quiénes fueron”, “todo fue armado”, “la culpa es de la derecha gorila”, por citar algunas.

Discursos extremos, cargados de odio y fanatismo en donde algunos sostienen que el propio oficialismo es “el que armó todo” para victimizar a la ex presidenta, hoy investigada en la Justicia por distintas causas asociadas a la corrupción y del otro lado están los que acusan al “odio de la derecha que no tiene límites” y de alguna manera promovió el intento de magnicidio. Así estamos con estas miradas antagónicas con las que difícilmente se puedan construir consensos.

Hubo mensajes tan irresponsables como los de la diputada provincial por Santa fe, Amalia Granata, que afirmó: “Todo armado, qué pantomima, ya no saben qué hacer para victimizarla...y para que suban en las encuestas, demasiado obvio”. Dicen que de un burro no se puede esperar más que una patada, pero esta mujer ostenta un cargo legislativo y aunque ya nos tiene acostumbrados a sus discursos polémicos, grotescos, impensados, éste fue particularmente perverso.

Aún conmocionados por el intento de asesinato, todos los bloques e interbloques del Senado de la Nación, hicieron una conferencia en conjunto para repudiar el intento de magnicidio. Hubo hasta foto en conjunto de senadores y diputados oficialistas y de la oposición

Pero lo que parecía un hecho de grandeza y una señal para la sociedad rápidamente se empañó con algunos discursos.

sergio palazzo la bancaria bancos.jpg
El mendocino Sergio Palazzo adelantó la posibilidad de un paro nacional. ¿Es necesario?.

El mendocino Sergio Palazzo adelantó la posibilidad de un paro nacional. ¿Es necesario?.

Por caso, el senador nacional por el Frente de Todos, el mendocino Sergio Palazzo, otrora radical, afirmó esa noche micrófono en mano que el ataque a Fernández de Kirchner forma parte de "agresiones sistemáticas y simbólicas de violencia de género" que viene sufriendo “, y horas más tarde habló de que “los discursos del odio generaron esto. Y que hay responsabilidad de quienes fomentan violencia con la palabra”. E incluso adelantó que desde la CGT se analiza un paro nacional.

Y me pregunto si ¿un paro servirá para esclarecer un hecho que investiga la justicia...?

La noche del intento de asesinato, el presidente Alberto Fernández se tomó todo su tiempo para salir a hablar por cadena nacional. Uno supone que debe haber analizado con sus asesores y hasta con la mismísima vicepresidenta qué decir y si bien repudió enérgicamente el hecho, insistió con que la convivencia democrática “se ha quebrado por el discurso del odio que se ha esparcido desde diferentes espacios políticos, judiciales y mediáticos de la sociedad argentina”.

El inexplicable feriado nacional

alberto Fernández atentado cristina 2.jpg
Alberto Fernández anunció por cadena nacional un feriado nacional que sólo trajo confusión.

Alberto Fernández anunció por cadena nacional un feriado nacional que sólo trajo confusión.

Casi en el final de su discurso, el Presidente anunció que decretaba feriado nacional para el viernes para que, “en paz y armonía, el pueblo argentino pueda expresarse en defensa de la vida, de la democracia y en solidaridad con nuestra vicepresidenta”.

Así sin mayores explicaciones declaró un feriado nacional que no se entendió mucho y generó desconcierto en parte de la sociedad, sobre todo en aquellos que amanecieron al otro día con la novedad.

Alberto Fernández, por tener el más alto rango institucional del país debería haberse puesto por sobre toda la situación, tener la suficiente grandeza como para convocar al encuentro y diálogo de todos los argentinos sobre todo para garantizar la paz y convivencia social. Pero por el contrario, solo se colocó en el rol de un jefe partidario y convocó a la militancia a marchar en apoyo de la mujer que en definitiva tiene el poder real del gobierno.

Por su parte, el Gobierno de Mendoza se excusó de adherir al feriado nacional porque el decreto llegó a las 3 de la mañana y no había tiempo de aplicarlo. Más tarde los funcionarios tuvieron que salir a aclarar que a los empleados públicos y docentes que no hubiesen ido a trabajar no se les iba a descontar el día y a los que sí fueron les darían una compensación. Hacia la tarde en decenas de escuelas, las propias directoras decidieron adherir al feriado nacional y mandar a los chicos de vuelta a la casa. Pura confusión

Lo más sensato, más allá de que insisto en que no se entendió para qué Fernández decretó un feriado nacional, hubiese sido que Mendoza acatara la decisión presidencial para no generar más confusión de la que ya había. Por llevarle la contra al gobierno nacional, cientos de empresas y comercios mendocinos deberán pagar el día doble a sus empleados, tremendo gasto no previsto y más en este contexto, porque en la provincia la “jornada fue normal” pero con un DNU de feriado nacional pesó sobres la cabezas.

patricia bullrich.jpg
Patricia Bullrich también alentó la grieta con sus declaraciones con poco tacto.

Patricia Bullrich también alentó la grieta con sus declaraciones con poco tacto.

Luego de la cadena presidencial, desde la oposición salió Patricia Bullrich, la líder del PRO, a decir por twitter que “El Presidente está jugando con fuego: en vez de investigar seriamente un hecho de gravedad, acusa a la oposición y a la prensa y decreta un feriado para movilizar militantes. Convierte un acto de violencia individual en una jugada política. Lamentable”.

Quizá Bullrich debería primero haber repudiado el hecho y solidarizarse con la vicepresidenta. Pero a pocos minutos de la cadena nacional sus dichos, con poco tacto y poco sentido de la oportunidad (aunque muchos opinen lo mismo) cayeron pésimo sobre todo en el sensibilizado kirchnerismo. Y en lugar de buscar una postura conciliatoria marcó con vehemencia las diferencias.

El sábado en una sesión especial de la Cámara de Diputados de la Nación se aprobó un texto condenando y repudiando el intento de magnicidio contra la vicepresidenta. Pero los diputados del PRO si bien votaron la resolución se retiraron del recinto sin nada más para aportar.

El documento que el Frente de Todos pretendía que la oposición rubricara básicamente era una admisión de que el odio opositor fue el culpable del atentado contra Cristina Kirchner. En la grieta siempre la culpa es del otro.

►TE PUEDE INTERESAR: La Legislatura de Mendoza llamó a una sesión especial tras el intento de asesinato a Cristina

“El violento es el otro”

Mario Negri.jpg
"Hace falta un gran mea culpa", dijo Mario Negri.

"Hace falta un gran mea culpa", dijo Mario Negri.

Rescato algunas frases de la exposición en la sesión del presidente del bloque radical en diputados, Mario Negri, quien dijo que “el discurso que enuncia que ‘el violento es el otro’ es puro cinismo”. La síntesis de que el discurso de odio siempre es del otro y nadie se hace cargo de la parte que destruye con sus palabras.

El diputado cordobés agregó que “hace falta un gran mea culpa para tener la dignidad para convocar a un acuerdo para defender la democracia. Debo decirlo: en esto falló el Presidente”.

Terminó recordando que Raúl Alfonsín también fue víctima de ataques contra su vida con bombas y con una bala que no se disparó tras ser gatillada. “Alfonsín tuvo la estatura como presidente como para no desparramar culpas sobre sus adversarios. Llamó a todos a respaldar la democracia”, cerró Mario Negri

El doctor Cuervo Solá, tomando las teorías de Ernesto Laclau, explicó que “Raúl Alfonsín construyó un antagonismo explícito en su campaña electoral: democracia vs. autoritarismo. Los resultados de esa articulación política no fueron sólo electorales, sino que consiguieron reorganizar todo el sistema de identidades políticas preexistentes: la denominada renovación peronista y la presencia de una columna de la Juventud Peronista en la Plaza de Mayo durante el alzamiento carapintada son muestras claras del éxito de ese nuevo clivaje político instaurado por el discurso político alfonsinista”.

Sin embargo, explica Cuervo Solá: “Cuando el antagonismo se organiza en torno a la eliminación física del otro estamos ante un modo fascista de la política. En el fascismo no se trata de vencer las ideas o proyectos que el otro encarna, sino que el antagonismo se construye sobre la mismísima carne del otro, sobre los cuerpos vivos que sostienen esas ideas y proyectos. Eso es fascismo para Laclau: no importa cuáles sean las ideas en cuyo nombre esa política se practica. El intento de asesinato a la vicepresidenta, y los discursos y prácticas que operan como su marco posibilitador/legitimador caerían en la mirada de Laclau en este espectro de la política”.

La pregunta entonces para Laclau y también para nosotros como ciudadanos es: “¿Cómo desarrollar una política democrática, que responda a los intereses de las grandes mayorías, y que expanda los horizontes de igualdad y libertad de toda la ciudadanía en las sociedades contemporáneas, si la condición de base de toda política es la producción de un antagonismo?” plantea Cuervo Solá.

Básicamente para el autor de La Razón Populista la apuesta sería “construir proyectos que se hagan cargo de manera explícita de esa condición antagonista intrínseca de toda política, y que con ello asuman el conflicto pero a la luz del debate público, por vías democráticas, en las que el respeto por la vida de cualquiera que ocupe el lugar de lo otro esté siempre garantizado” sintetiza el politólogo.

Un hecho que no anula otros procesos judiciales

Cristina Kirchner.jpg
Los procesos judiciales contra Cristina Kirchner siguen en marcha.

Los procesos judiciales contra Cristina Kirchner siguen en marcha.

La convocatoria del Presidente al pueblo argentino a manifestarse en solidaridad con la vicepresidenta puede analizarse junto con el decreto de feriado nacional, como un intento del Gobierno de capitalizar políticamente lo que ocurrió. Sin embargo, esa prudencia y sensatez que reclama el Gobierno para con la oposición también debería ser acompañada con conductas propias en ese sentido, con un debate democrático y por sobre todo con respeto.

Para muestra, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof repitió por estos días que el ataque a su jefa no puede “dejar de asociarlo a lo que escuchamos de parte de un exponente del Poder Judicial que también buscaba correrla de la política prohibiéndole la participación como candidata” en clara alusión al fiscal Diego Luciani.

No podemos dejar de repetir que el intento de asesinato contra Cristina Fernández de Kirchner debe ser condenado por todos los sectores e investigado judicialmente en profundidad. Y más allá del desatinado feriado del viernes para la movilización de la militancia y los gremios, el atentado contra Cristina es un episodio por demás grave.

Pero este aberrante hecho no debe ser motivo para silenciar las voces críticas que reclaman también justicia en las escandalosas causas por corrupción pública que involucran a Cristina Fernández de Kirchner cuando fue presidenta de la Nación.

►TE PUEDE INTERESAR: Atentado a Cristina Kirchner: una guía para salir del shock

Temas relacionados: