Para viajar solo

Reveló un truco para que nadie se siente al lado suyo en el avión

Un usuario reveló el insólito método que usa a bordo del avión para que los asientos junto a él permanezcan libres durante el vuelo

Por UNO

(Editado por Pablo González) Un usuario publicó un insólito truco para que los asientos al lado suyo en el avión no sean ocupados por otras personas.

Los vuelos suele ser una experiencia relajante para muchos viajeros que lo hacen con frecuencia. Sin embargo, otros pasajeros los padecen desde que abordan y la incertidumbre por la persona que puede tocar de compañero es uno de los motivos más habituales.

truco.jpg
Para viaja solo. Reveló un truco para que nadie se siente al lado suyo en el avión.

Para viaja solo. Reveló un truco para que nadie se siente al lado suyo en el avión.

En este sentido, el nerviosismo de los turistas durante un viaje en avión se puede potenciar cuando se sienta un completo desconocido.

►TE PUEDE INTERESAR: Se recibió y compró el auto que su padre había vendido para pagarle su carrera

Un caso aparte son los que hacen ruidos molestos o los que se levantan muchas veces para ir al baño.

Del mismo modo, cuando a uno le toca sentarse en el asiento del pasillo, tiene que pararse si el extraño quiere ir al baño o saque alguno de sus bolsos del compartimento ubicado arriba del asiento.

Un usuario de TikTok es el ejemplo claro de esta tradición y sorprendió a todos al revelar el truco que usa para evitar que alguien se siente a su lado durante un vuelo.

“Cómo mantener los asientos libres a tu lado en un vuelo”, fue el mensaje que escribió dentro del video @mikewdavis en su cuenta de TikTok para mostrar su truco. Allí se lo ve sentado en su lugar a bordo del avión y el resto de las personas circula por el pasillo con el equipaje de mano mientras buscan donde frenar.

►TE PUEDE INTERESAR : "Dale, dale, pelea": dos alumnas se enfrentaron en una escuela de San Juan

Sin embargo, cuando los otros turistas avanzaban por enfrente de Mike, él empieza a hacer unos gestos con la mano y su rostro para invitarlos a sentarse a su lado. Lejos de aceptar su propuesta, todos pasaban de largo.

En el breve fragmento de segundos que difundió el hombre, el truco tuvo muy buenos resultados, porque absolutamente nadie se animó a sentarse con él.

La cara y el gesto extraño que realizaba el hombre con las cejas generaba sospechosas entre los pasajeros y despertaba dudas.

Temas relacionados: