Explotación laboral

Los obligaron a pelar cebollas sin descanso durante 16 horas

Dos personas fueron arrestadas porque obligaban a un grupo de inmigrantes a pelar cebollas durante jornadas de hasta 16 horas al día

Por UNO

(Editado por Pablo González) Dos personas obligaban a un grupo de inmigrantes a pelar cebollas durante jornadas de hasta 16 horas al día en una empresa de recolección y distribución de hortalizas de Callosa de Segura (Comunidad Valenciana, España), informaron medios locales.

cebo.jpg
Explotación laboral. Los obligaron a pelar cebollas sin descanso durante 16 horas.

Explotación laboral. Los obligaron a pelar cebollas sin descanso durante 16 horas.

Su principal tarea consistía en pelar cebollas, trabajo por el que percibían un sueldo de cinco céntimos de euro por cada kilogramo de hortaliza limpia.

►TE PUEDE INTERESAR: Un país del primer mundo le pidió a sus jóvenes que tomen más alcohol

Es decir, para ganar diez euros tenían que limpiar 200 kilos, lo que se significa que ganaban 1,6 euros a la hora.

Desde la Policía Nacional sostienen que los detenidos tenían en su empresa a varias personas en condiciones laborales muy por debajo de las mínimas que establece la legislación en el país.

Asimismo, detallan que abusaban de la situación de vulnerabilidad de los inmigrantes, porque estos no dominan el idioma español y desconocen sus derechos.

Cuando los agentes inspeccionaron las instalaciones de la compañía, encontraron a 16 empleados, todos ellos extranjeros, incluidos nueve en situación irregular. La mayoría no tenía contrato laboral, seguro de accidentes, permiso de residencia ni de trabajo.

La Policía detuvo a un hombre y a una mujer de nacionalidad española como responsables de la explotación laboral y ha tramitado las diligencias pertinentes, que fueron remitidas a un juzgado.

►TE PUEDE INTERESAR: El GPS se volvió loco y una familia estuvo dos días perdida sin comida ni agua

Se les acusa de delitos contra los derechos de los trabajadores, así como de favorecer la inmigración ilegal y el tráfico de mano de obra.

Tras interrogar a los trabajadores, los agentes averiguaron que estaban siendo laboralmente explotados en jornadas que se prolongaban desde las seis de la mañana a las diez de la noche sin posibilidad de realizar un descanso, ni tan siquiera para comer.

Además, los empleadores no respetaban la normativa en materia de riesgos laborales.