Registros del Automotor y su vínculo con el poder

En Mendoza hay 52 y al menos 11 de los encargados tienen relación directa con un ex o actual funcionario o un ex legislador

" En 1999 estábamos discutiendo el próximo presupuesto. Yo por ese entonces era el presidente de la Comisión de Presupuesto y el diputado Carlos Balter solicitó que se suprimieran los entes cooperadores que son los que financian a los registros del automotor. Yo acepté su propuesta y fue inmediata la reacción: se levantó mucho más de la mitad de los legisladores que a los gritos repudiaban la iniciativa y nos quedamos sin quórum", recordó el ex diputado nacional por Mendoza Raúl Baglini (UCR). La anécdota denota cómo los registros del automotor fueron siempre vínculos protegidos de la política y "desde siempre fueron otorgados a amigos del poder", confirmó el radical.

En Mendoza hoy funcionan 52 registros, de los cuales al menos 11 tienen vinculación directa con funcionarios y ex funcionarios, y otros tantos son allegados "de tercera línea". Entre los encargados hay desde una hija de un ex gobernador, ex esposas de intendentes, ex legisladores y de un juez de la Corte Suprema, hasta ex parejas de hijas de ex ministros nacionales. Pero ni la lista ni la cercanía con el poder terminan allí, en el orden de mérito del concurso para un registro otorgado el año pasado también aparecen, por ejemplo, un ex senador provincial y una ex funcionaria de Las Heras.

Tal es el tamaño de la caja que reúnen estos registros que según publicó meses atrás el diario La Nación, en total los 1.500 registros que hay en el país tienen una recaudación de $15.000 millones, monto que sostiene a parte del sistema judicial.

Desde hace un tiempo el Gobierno nacional avanza en la digitalización de parte de los trámites que se realizan en ellos, buscando agilizarlos. De hecho hoy parte de la transferencia se hace vía web y eso abarató 40% el trámite.

Buscando desbaratar tamaño negocio privado, el diputado nacional por Mendoza José Luis Ramón (PI)presentó un proyecto para bajar los aranceles que cobran estos registros, de manera tal que se pague un canon por el trámite y no que éste vaya atado al valor del vehículo como es hasta ahora. El proyecto está en la Comisión de Legislación de la Cámara de Diputados, esperando el apoyo de otros legisladores, aunque muchos claramente se resisten (ver aparte).

La explosión en los '90

En la década del '90, los registros se triplicaron: pasaron de ser sólo 300 a más de 900 y su facturación creció descomunalmente con el repatentamiento obligatorio. Entre los titulares figuraba un peluquero del ex presidente Carlos Menem.

En ese momento quedó en evidencia que estos registros eran moneda de cambio para la devolución de favores políticos y Mendoza no fue la excepción.

Si bien son otorgados por el Ministerio de Justicia de la Nación y en teoría se debería acceder por concurso teniendo el título de abogado, contador o escribano, evidentemente hay vericuetos políticos que históricamente han orientado la "elección". De hecho entre los encargados locales hay 7 personas que no tienen ninguno de aquellos títulos.

Experimentados políticos consultados por Diario UNO aseguran que desde siempre estos registros fueron el pago de beneficios obtenidos "por ejemplo en la discusión de la Ley de Presupuesto o alguna iniciativa fundamental del Ejecutivo. Eso explica que entre los beneficiarios haya allegados a referentes de todos los partidos", aseguran.

Los beneficiados y el nepotismo

Para desnudar el vínculo entre los registros y la clase política local sólo hace falta repasar la lista de los encargados que se publica en la página de la Dirección Nacional de Registro Automotor (DNRA) y recordar la trama familiar de algunos funcionarios, ex funcionarios y allegados.

Así sin más resalta la titular del registro N°2 de San Martín: Susana Margarita Llaver de García, hija del ex gobernador radical Felipe Llaver. Pero en esa familia también accedió a un registro Eduardo Berríos, quien era marido de Teresita Llaver, otra de las hijas del primer gobernador de la vuelta de la democracia. Él tiene los registros N°1 de San Martín y el de maquinarias de ese departamento.

Lo mismo ocurre con la encargada del Registro N°2 de San Rafael, María del Carmen Zazzali de Llorente, esposa del juez de la Corte Suprema Pedro Llorente.

El apellido también hace resaltar al encargado del Registro N°5 de Mendoza, Antonio Albino Naman, hermano de la ex senadora radical María Alejandra Naman, quien fuera precandidata a vicegobernadora con el kirchnerismo. Lo mismo sucede con Mauricio Le Donne, titular del Registro N°3 de Maipú, quien es familiar de Carlos Le Donne, ex senador radical.

Ahondando en la búsqueda aparecen las esposas y ex esposas, o ex maridos. En esa lista figuran la escribana Federica Boccia de San Martín encargada del Registro N°7 de Mendoza, ex esposa del ex intendente de Luján el peronista Carlos López Puelles, de quien se está divorciando, y María Laura Aguinaga, ex esposa del ex legislador del Frente para la Victoria Eduardo Bauzá (hijo), quien tiene a cargo el Registro N°12 de Mendoza. Sin embargo, ese no es el único que se quedó en la familia que lideró quien fuera jefe de Gabinete y ministro de Carlos Menen, Eduardo Bauzá padre: los registros de autos y motos de Rivadavia están en manos de Gabriel Cánovas, primer marido de Érica Bauzá, hija del ex ministro. Además Alejandro Chizzoli, también ex pareja de Érica, tiene a su cargo el Registro N°11 de Mendoza.

Entre las mujeres allegadas al poder a cargo de registros aparece también la contadora Elizabeth Maiale de González, quien está casada con Martín González Gaviola, hermano de Horacio González Gaviola, ex interventor del PAMI y cuñado del ex gobernador Octavio Bordón.

En General Alvear resalta María Laura Casado, esposa del concejal del PRO Sebastián Martínez Barón.

Un ex senador quiso tener uno

Pero la sospechosa cercanía de los registros y el poder político no es cosa del pasado. En la lista de orden de mérito de un concurso que se realizó el año pasado para el Registro N°2 de Maipú, que se le atribuyó a Claudia Laso, figuraban el ex senador del Frente para la Victoria Andrés Da Rold y la escribana Lourdes Cagiano, quien ejerciera esa profesión en la Comuna de Las Heras durante la intendencia de Rubén Miranda.

Concentran todos los trámites

La fuerte atracción que generan los registros radica sin dudas en el nivel de recaudación que ostentan.

Ellos concentran todo trámite que se realice de autos, motos y hasta de maquinaria agrícola comprendidos en la Dirección Nacional de Registro Automotor y también los referidos a derechos vinculados con esos vehículos, como las prendas, los contratos de leasing y las inscripciones de medidas judiciales.

Pero a diferencia de otros países, acá varios de los trámites no tienen un costo fijo (ver cuadro comparativo), sino que son un porcentaje del valor del vehículo, lo que eleva sustancialmente su monto. Por ejemplo, realizar una transferencia de un auto cuesta alrededor del 9% del valor del rodado, y de eso sólo el 3% -en promedio- son impuestos de sellos provinciales, según confirmaron a este diario desde la Administración Tributaria Mendoza. El resto queda para solventar los gastos del registro.

A eso se le suma que desde hace años y por convenios con municipios y el Gobierno provincial, a través de ellos se cobran también las multas por ejemplo a vehículos radicados fuera de la provincia cuyos conductores cometieron alguna infracción en estas tierras.

"El encargado es como un concesionario, paga las tasas establecidas por el Ministerio de Justicia de la Nación, que es quien regula el monto, y de lo que le queda paga el personal y el inmueble y el resto es ganancia. Con lo que ha aumentado el parque automotor, hoy se ganan fortunas. Sacarlos de un registro es casi tan difícil como echar del Estado a un empleado", dijo un ex funcionario mendocino que pidió el anonimato.

En esta nota: