Mendoza Viernes, 29 de junio de 2018

"El sueño de cualquier chica trans es poder laburar como cualquier otra persona", dijo la Coordinadora de Diversidad Sexual

Fernanda Urquiza es transgénero y tiene un alto cargo en Mendoza. En Argentina el promedio de vida de una persona trans es de 36 años.

Fernanda "Teté" Urquiza es transgénero y es una de las pocas privilegiadas del colectivo LGBTIQ que ha llegado a trabajar en un cargo alto dentro de un gobierno de Mendoza. Actualmente trabaja como Coordinadora de Diversidad Sexual, que depende de la Dirección de Género y Diversidad que es parte del Ministerio de Salud y Desarrollo.

En la Argentina el promedio de vida de las personas transexuales apenas llega a los 36 años, según un informe del Archivo de la Memoria Trans. Gran parte de esta escalofriante cifra se debe a que el cupo laboral para estas personas es muy bajo, tan bajo que ni siquiera existen estadísticas. Este índice hace que muchas de ellas vivan en condiciones de pobreza, prostitución y con un restringido acceso a servicios básicos como los es la salud y la educación, casi obligándolas a una doble opresión por ser pobres y con identidades disidentes.

En Mendoza hay varios proyectos que establecen un cupo básico sobre el empleo estatal. Dos se encuentran actualmente en la Legislatura; otro ya fue aprobado y puesto en marcha en la Municipalidad de Las Heras; otro fue aprobado por el Consejo de la Municipalidad de Luján de Cuyo pero aún no se implementa y; el último se propuso en la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza por una concejal de mandato cumplido, pero quedó en nada.

Sin embargo, hay otros casos a nivel provincial en donde se le ha dado trabajo a personas transexuales sin la necesidad de una ley o una ordenanza municipal, como lo han hecho en el departamento de La Paz, Santa Rosa y San Rafael; y el caso más destacado, el de Fernanda.

Teté nació en el distrito La Dormida de Santa Rosa, un pueblo pequeño y conservador, en el que con 15 años se animó a salir vestida de mujer a un boliche. "Sufrí la discriminación a flor de piel. Desde lo físico, lo verbal y lo psicológico", contó la Coordinadora de Diversidad Sexual sobre su primera experiencia como transgénero. En aquel entonces conservaba el nombre que le dieron sus padres al nacer, hasta que en el 2012 con la Ley de Identidad de Género pudo identificarse legalmente como Fernanda Urquiza.

Luego se mudó a Rivadavia para seguir estudiando, trabajó como columnista en una radio y comenzó a dar charlas en las escuelas sobre diversidad sexual. Desde joven militó en la Unión Cívica Radical, en donde también dio charlas sobre el tema en diferentes barrios, hasta llegar a ser Coordinadora Nacional de Diversidad Sexual del partido.

A fines de 2016, la convocaron desde el Gobierno Provincial para estar a cargo del área de Diversidad Sexual. "Me sentía la mujer maravilla. Creo que es el sueño de cualquier chica trans es poder estar laburando como cualquier otra persona y con los mismos derechos laborales", expresó Teté como se siente al haber llegado a trabajar en un cargo en el Gobierno de Mendoza.

Para una sociedad conservadora como lo es Mendoza, que una mujer trans tenga un cargo en Gobierno, fue muy bien recibido. "Si vos me preguntás hoy si me lo esperaba, te digo que no. Obviamente hay gente que lo acepta y gente que no, y a esa gente que no, se la respeta completamente, no es cuestión de imponer", comentó Fernanda.

"Estoy convencida de que la pata del Estado en esto es fundamental, porque siempre nos discriminó y nos invisibilizó. Es esencial que la sociedad avance más allá del color político que esté de turno. Y hacer las cosas lo mejor posible para que el que venga no lo pueda borrar con el codo", aseguró la Coordinadora de Diversidad Sexual respecto a su gestión actual.

"Veo que la comunidad está en este cambio de paradigma, este cambio de la reconstrucción cultural y sobre todo, un cambio de generación, que ya trae instalada el tema de la diversidad sexual como algo normal". Y agregó: "Hablamos lisa y llanamente de derechos humanos, y cuando uno mira eso, te cae la ficha de que no importa si es gay, si es trans o es bisexual. La Constitución Nacional regula los derechos para todos, para él o para ella".

"Cuando dejemos de vivir en esta sociedad hipócrita en la que vivimos, y nos demos cuenta de que todos somos sujetos de derecho, ahí va a cambiar totalmente. Creo que en ese camino es el que vamos con todas las actividades que se realizan. Visibilizar la temática no es fácil, y mucho más difícil es que la acepten, o al menos que la respeten", concluyó.

Proyectos para asegurar el cupo laboral trans en el empleo público

Mendoza

En 2015, el diputado Alejandro Viadana del Partido Justicialista (fallecido en junio de 2017) presentó en la Legislatura el proyecto de una activista trans, Julieta Antunez. La propuesta busca que el 1,5 % de la planta de personal del Estado sea para personas transexuales, travestis o transgénero.

El proyecto lleva el número N° 69935. Antunez lo defendió en la comisión de Legislación y Asuntos constitucionales, y luego pasó a la comisión de Género, donde quedó frenado hasta ahora.

Las Heras

Este departamento fue el primero de Mendoza en aprobar un cupo laboral trans en el empleo público. El proyecto fue presentado por la Concejala Karina Ferraris del Bloque Libres del Sur y, establece que se debe otorgar un cupo del 0,5% de puestos de trabajo municipal para personas travestis, transexuales y transgénero.

Luján de Cuyo

El proyecto fue redactado por referentes trans y travestis, y presentado por el concejal Nicolás Córdoba del Partido Obrero. La ordenanza prevé la incorporación de un cupo del 1,5% de trabajadoras transexuales, travestis o transgénero para la planta municipal y fue aprobada en julio de 2017. Sin embargo, aún no se implementa.

Ciudad de Mendoza

En la capital mendocina el proyecto fue presentado por la concejal de mandato cumplido Melisa Prado, del PTS en el Frente de Izquierda. Con un borrador de más de 15 artículos prevé la incorporación de un 3% del total del personal para personas travestis, transexuales y transgénero, como así también la creación de un Registro Único de Aspirantes (RUA), donde todos los interesados podrán acceder a formar parte y completar con sus antecedentes laborales y académicos.

Más noticias