Diario Uno > Judiciales > Homicidio

Una condena por homicidio cada 3 días durante la pandemia en Gran Mendoza

Desde abril hasta diciembre, la Justicia encontró culpable a 92 personas de haber participado en un homicidio. Los casos más resonantes

Si hay un organismo que debió reinventarse para seguir funcionando pese la cuarentena por el coronavirus fue la Justicia. Un servicio esencial que no podía mermar pese a las nuevas y repentinas limitaciones que trajo la pandemia. Así y todo, en el Gran Mendoza se logró una importante cantidad de condenas por homicidio.

Lo que antes era presencial, trasladando a los presos desde el penal hasta el Palacio de Justicia, se convirtió en virtual. El edificio de Tribunales se vio prácticamente vacío durante los meses de la pandemia, pero no por eso dejó de funcionar. Las audiencias por Skype o Zoom reemplazaron las cumbres presenciales en las salas de debate ubicadas mayormente en el subsuelo del Poder Judicial.

Te puede interesar...

Adaptandosé a este nuevo paradigma, la Unidad Fiscal de Homicidios que opera en el Gran Mendoza logró que entre el 14 de abril y el 23 de diciembre 92 personas fueran encontradas culpables por un homicidio. Los jueces bajaron el martillo a los responsables de hechos de sangre ocurridos este mismo 2020 o en años anteriores. La estadística marca que hubo una pena dictada cada 2.75 días.

De esta cantidad, 78 terminaron con condena en un juicio abreviado, es decir, las investigaciones estaban tan firmes que decidieron ni siquiera luchar por su inocencia en un debate convencional. Y yendo más allá, la mitad fue juicio abreviado inicial -aquel que se realiza cuando el expediente está todavía en la etapa de investigación primaria-.

Hubo varios casos destacados. Incluso algunos en los que los asesinos estaban tan complicados que prefirieron por pasar por un juicio abreviado y recibir una condena a prisión perpetua antes que enfrentar a un jurado popular. Así ocurrió con el locutor Edgardo Montivero que mató a puñaladas a sus suegros en Chacras de Coria, con Jorge Molina Brizuela por abusar y matar a su hija Catherina de tan sólo 3 años o con Cristian Reina Flores por asaltar y matar al kiosquero Héctor Osvaldo Quiroga en Maipú.

Lo que sí se vio mayormente dificultado por la pandemia fueron los juicio por jurado, debido a la necesidad de convocar una considerable cantidad de personas en forma presencial. Solamente se realizó uno en todo el año -a principios de este mes- que también terminó con una condena a prisión perpetua por un crimen ocurrido en Guaymallén en febrero pasado.