Diario Uno > Judiciales > Lobos

Luis Lobos vuelve al banquillo de los acusados por corrupción

La causa por enriquecimiento ilícito contra el ex intendente del PJ de Guaymallén y la ex esposa tendrá audiencias previas a partir del 15 de abril, se informó

La Justicia Penal de Mendoza ya fijó la fecha y el horario: Luis Lobos, el ex intendente peronista de Guaymallén, volverá a sentarse en el banquillo de los acusados el jueves 15 de abril a las dos de la tarde.

Será el comienzo de las audiencias preliminares que desembocarán en el juicio oral y público por el delito enriquecimiento ilícito durante su gestión al frente de la comuna.

Te puede interesar...

En esta previa, la fiscalía y los abogados analizan las pruebas que se ventilarán a futuro y descartan las innecesarias. Aunque, en rigor de verdad, tiene tanto valor como un día del juicio ya que una prueba desechada o confirmada pueden marcar el rumbo definitorio.

Las audiencias preliminares serán conducidas por el juez penal Luis Rafael Correa Llano y se desarrollarán en los tribunales provinciales.

Se trata del segundo proceso judicial de esta naturaleza que tiene como protagonista a Lobos. En 2019 fue condenado a prisión por fraude a la administración pública con dinero de la municipalidad pero la apelación, que presentó poco después, está tramitándose en la Sala Segunda de la Suprema Corte de Justicia.

Esta investigación que complica a Lobos estuvo a cargo de la fiscal de Delitos Económicos Susana Muscianisi, que ya lo había llevado a juicio en 2019.

La pesquisa judicial por enriquecimiento ilícito tiene como imputado a Lobos, pero también a la ex esposa, Claudia Sgró.

Otra causa

En otra pesquisa judicial, conocida como el Caso Wanka, que está en trámite en la UFI de Delitos Económicos, además de Lobos hay otras dos personas imputadas: el ex funcionario Federico Sampieri, que estuvo a cargo de Obras Públicas en el rol de secretario, y el empresario Rodolfo Nuñez.

El eje de la investigación judicial y la acusación fiscal es la vinculación y las operaciones comerciales entre la comuna que manejaba Lobos y la empresa Wanka. Puntualmente, los pagos girados desde Guaymallén a la firma Wanka por la elaboración de asfalto para diversas obras viales en el departamento.

Lo que se pagó, el contrato de alquiler pero fundamentalmente la cantidad de obras efectivamente terminadas y peritadas son la parte más sustanciosa de la causa judicial.

El 2021 se perfila como un año complejo para Lobos.

Porque en febrero la jueza María Paz Gallardo resolvió que sean rematados públicamente tres inmuebles de su propiedad, ubicados en Guaymallén. Fue al cierre del primer juicio civil por extinción de dominio que se desarrolló en Mendoza. Esta decisión ha sido apelada y no hay fecha para la definición. Pero ya es una sentencia en contra.

Por si todo esto fuera poco se destrabó la ronda de preliminares por el juicio por enriquecimiento ilícito mientras avanza la investigación del caso Wanka.