Diario Uno > Judiciales > Cristo Orante

La Iglesia separó por 5 años a un cura acusado de abusos en el Cristo Orante

Desde el Arzobispado de Mendoza comunicaron la sanción contra Oscar Portillo, uno de los dos sospechosos de vejar a un joven en el monasterio Cristo Orante

Mientras el expediente penal está a la espera de una prueba clave, la Iglesia decidió sancionar a uno de los dos curas acusados de cometer abusos sexuales a un joven en el monasterio Cristo Orante. No podrá ejercer sus funciones por un lapso de 5 años.

El domingo pasado, el Arzobispado de Mendoza difundió un comunicado donde declararon a Oscar Portillo como responsable del delito canónico de abuso de conciencia, es decir, una situación de manipulación fomentada por el ejercicio de poder. En el Derecho Canónico ese artículo refiere a "Quien por negligencia culpable, realiza u omite ilegítimamente, y con daño ajeno, un acto de potestad eclesiástica, del ministerio u otra función, debe ser castigado con una pena justa".

Te puede interesar...

Fuentes ligadas a la pesquisa detallaron que el denunciante no refirió un abusos sexuales en la causa canónica, tal como sí lo hizo en el expediente penal que investiga la Unidad Fiscal del Valle de Uco.

La sentencia de la Iglesia fue prohibirle a Oscar Portillo el ejercicio del ministerio presbiteral de cualquier forma y en cualquier organización religiosa durante un lapso de 5 años.

El escrito del Arzobispado no hace referencias a Diego Roque Moreno, el otro cura del monasterio Cristo Orante que está imputado en la causa por el abuso sexual en Tupungato. Trascendió que esta causa canónica todavía no está resuelta y está a cargo de un Juzgado Eclesiástico de Buenos Aires.

Más allá de la causa canónica, el expediente penal está en un parate. La Fiscalía espera una pericia psicológica que se está realizando sobre el joven monaguillos que radicó la denuncia, en busca de terminar de definir si la causa es elevada a juicio o no, según comentaron fuentes judiciales.

Abuso sexual en Tupungato

En los últimos días de 2018, dos curas fueron detenidos en el monasterio Cristo Orante, conocido por su paisaje turístico y por la vida de clausura de sus monjes. Un joven de 26 años que fue seminarista en ese lugar denunció haber sido vejado por estas personas entre 2009 y 2015.

Diego Roque y Oscar Portillo fueron detenidos e imputados por tres abusos sexuales -uno simple, uno con acceso carnal y otro en tentativa- agravados por su calidad de encargados de la guarda y dos hechos de corrupción de menores.

Estuvieron un tiempo alojados en el penal hasta que lograron obtener la prisión domiciliaria y en los primeros meses de 2020 se declaró el cese del arresto. En tanto que el monasterio fue cerrado por el Arzobispado a los pocos días.