Judiciales Facturas truchas
$260 millones de estafa

Informe II: nombre por nombre, quién es quién en la causa de las Facturas Truchas

Por UNO

Una década de estafar a la AFIP con más de $260 millones, años de investigación y decenas de acusados. Este miércoles llegó a su fin el juicio en la causa Facturas Truchas, que terminó con todos los acusados condenados. Pero, ¿quién es quién en el expediente?

Te puede interesar: Informe I: nombre por nombre, quién es quién en la causa de las Facturas Truchas

En esta segunda parte del informe se detalla el rol de los condenados con las penas más bajas -3 años y medio de prisión- bajo la calificación de asociación ilícita fiscal -primera sentencia en el país bajo este tipo de delito-. En este caso, todos quedaron en libertad hasta que quede firme la sentencia.

Noemí Villafañe (47)

Comerciante vitivinícola. Trabajaba en la oficina administrativa del cabecilla Sergio Delfino en calle San Juan.

Dib Elías Hakim (73)

Nacido en el Líbano, radicado en Luján de Cuyo. Es uno de los que más tiempo estuvo en la organización vendiendo facturas truchas para Sergio Delfino.

Marcelino Marcerou (60)

Era puntero de Delfino. Fue uno de los que más facturas vendió desde 2008 hasta que se desbarató la banda.

Francisco Paco Parejo (62)

Nacido en Málaga, radicado en Luján de Cuyo. Era uno de los punteros de Delfino. Figura como dueño de una empresa de transportes.

Marcelo Pérez (61)

De Tununyán. Director de escuela y agricultor. Puntero de Delfino. Uno de los que más tiempo estuvo en la banda.

Adolfo Rivero (61)

Empleado de la Dirección de Atención a Adultos Mayores
del Ministerio de Salud. A cargo de la ingeniería contable. Trabajaba en una de las oficinas de Delfino.

Marcelo Calderón (46)

Comerciante vitivinícola. No sólo era puntero de Prete sino que respondía a Mandy López, uno de los condenados que había formado un subgrupo dentro de la organización.

Marcela Canzonieri (44)

Esposa de Pablo Prete. Ayudó en el armado de algunas sociedades anónimas.

José Luis Canzonieri (36)

Cuñado de Prete. Uno de sus punteros para vender las facturas truchas a empresas.

Sergio Carletti (54)

Empleado de OSEP. No vendía facturas pero era el titular y único autorizado para utilizar la cuenta bancaria de la empresa Cemento S.A., donde se realizaban movimientos de dinero.

Federico Salinas (35)

Dedicado a la venta de lomos y muebles. Sanjuanino. Vendía las facturas en esa provincia.

Carlos Delfino (62)

Comerciante en agricultura. Hermano de Sergio Delfino y uno de sus punteros.

Agustina Fradusco (32)

La más joven de los condenados. Abogada. Su papá estuvo imputado pero falleció antes de llegar a juicio. Juntos fueron punteros de la organización.

Mario Perucho (56)

Publicista en una revista de economía. Puntero de Delfino.

Ernesto Romano (72)

Vendía facturas para Delfino pero también trabajó con Pablo Prete.

Juan Romano (36)

Hijo del anterior. Comerciante de ropa. También era puntero de Prete.

Raúl Villarreal (60)

Comerciante. Puntero de Pablo Prete.

Megainvestigación

La organización elaboraba facturas truchas que luego se las vendían a través de punteros a empresas. Al menos mil empresas eran las que compraban los documentos con los cuáles generaban su crédito fiscal ante AFIP.

Existían dos modalidades para realizar los comprobantes: escanear una factura real y luego modificar sus datos o pagarle a personas insolventes -generalmente cuidacoches- para inscribir empresas a su nombre en AFIP.

Del IVA que los compradores de la facturas obtenían como crédito fiscal un 20% era para los punteros de la organización y otro porcentaje para los cabecillas de la banda.

Temas relacionados:

Dejá tu comentario