Judiciales Facturas truchas
$260 millones de estafa

Informe I: nombre por nombre, quién es quién en la causa de las Facturas Truchas

Por UNO

Una década de estafar a la AFIP con más de $260 millones, años de investigación y decenas de acusados. Este miércoles llegó a su fin el juicio en la causa Facturas Truchas, que terminó con todos los acusados condenados. Pero, ¿quién es quién en el expediente?

Te puede interesar: Cómo y cuándo será el regreso de los estudiantes a las escuelas en Mendoza

En esta primera parte del informe se detalla qué rol cumplían los diez condenados con las penas más altas bajo la calificación de asociación ilícita fiscal -primera sentencia en el país bajo este tipo de delito-.

 Embed      

Pablo Gabriel Prete (45) - 7 años y 6 meses de prisión

Contador. Uno de los dos cabecillas junto a Sergio Delfino. Solían operar juntos pero luego se dividieron. Tenía una oficina en calle España del centro donde escaneaban las facturas y las modificaban con un software de edición de imágenes.

Sergio Arturo Delfino (56) - 7 años de prisión

Recibió una pena menor porque no tenía el agravante de ser contador. Operaba en dos oficinas céntricas: una en calle San Juan y la otra en Zuloaga. La primera era administrativa y a la segunda le llamaban la Panadería, porque era donde fabricaban facturas apócrifas.

José Condeno Meli (60) - 5 años de prisión

Trabajaba para Sergio Delfino y también tenía contacto con Prete. No era un eslabón más sino que estaba calificado. En intervenciones telefónicas se lo escucha hablar sobre cómo seguir adelante con la organización.

Eduardo Toto Evans (54) - 5 años de prisión

Era uno de los punteros -vendían las facturas truchas a empresas- de Delfino. Su hermano y su sobrina también fueron implicados en la banda.

Armando Mandy López (46) - 5 años de prisión

Comerciante inmobiliario. Era muy cercano a Prete. Sindicado como subjefe ya que se había armado su propia organización que también realizaba facturas falsas y tenía un grupo de personas que vendían para él.

Julián Bustelo (35) - 4 años y 3 meses de prisión

Contador. Uno de los punteros de Prete. Aprovechaba su profesión para venderle la documentación falsa a las mismas empresas que asesoraba.

Alejandro Fernández (45) - 4 años y 3 meses de prisión

Contador radicado en San Martín. Era uno de los punteros de la banda.

Élida Mamy (55) - 4 años y 3 meses de prisión

Contadora y directora del colegio Santa María Gorreti de Luján de Cuyo. Integró durante muchos años la banda y fue puntera de Delfino.

Ramón Cacho Manrique (76) - 4 años y 3 meses de prisión

Contador. Era una de las personas que trabajaba en la oficina administrativa de Delfino ubicada en calle San Juan.

Víctor Paz (54) - 4 años y 3 meses de prisión

Odontólogo. No sólo era puntero de Prete sino que en su domicilio tenía inscriptas casi 30 empresas fantasmas.

 Embed      

Megainvestigación

La organización elaboraba facturas truchas que luego se las vendían a través de punteros a empresas. Al menos mil empresas eran las que compraban los documentos con los cuáles generaban su crédito fiscal ante AFIP.

Existían dos modalidades para realizar los comprobantes: escanear una factura real y luego modificar sus datos o pagarle a personas insolventes -generalmente cuidacoches- para inscribir empresas a su nombre en AFIP.

Del IVA que los compradores de la facturas obtenían como crédito fiscal un 20% era para los punteros de la organización y otro porcentaje para los cabecillas de la banda.

Temas relacionados:

Dejá tu comentario