Micaela Méndez, de 27 años, imputada por el femicidio de Florencia Romano, fue trasladada a la cárcel de mujeres Almafuerte II, en Cacheuta, luego de encontrarse el cuerpo de la adolescente de 14 años. En el penal la pusieron junto a otra presa que la golpeó.

El ingreso de Méndez al penal de Cacheuta fue durante la noche del jueves. Una vez que hicieron el ingreso de la mujer, decidieron encerrarla en una celda con otra interna. Es parte de un protocolo, y también por temor a que atentara contra su propia vida.

Te puede interesar...

Pero la cárcel tienen sus códigos, los cuales Méndez, que no tiene ningún otro antecedente, desconocía por completo.

La interna que encerraron con ella tenía el "mandato" del penal de demostrarle que no les gustó nada lo que le pasó a Florencia.

Posiblemente debido a esto, la mujer la golpeó hasta que Méndez pidió ayuda, y los penitenciarios irrumpieron la golpiza.

Méndez fue trasladada al sector de sanidad donde constataron que tenía algunos golpes y cortes, pero todos leves, por lo que se decidió encerrarla en una celda sola y bajo estricto monitoreo penitenciario.

Al parecer, la nueva presa quiere hacer la denuncia contra la compañera que la atacó.

Mientras tanto, Pablo Arancibia (33) imputado por femicidio, fue trasladado a la Unidad Estrada, que está ubicada frente al penal San Felipe, en Capital.

Allí se lo dejó en el sector de admisión, aislado y no tuvo ningún problema con nadie por el momento.

Los penitenciarios deberán ver qué sucede cuando pase a estar con el resto de la población carcelaria, aunque todavía no hay órdenes de juntarlo con otros internos.