Se aplicó la legítima defensa

El delivery que mató al ladrón en la Cuarta Sección quedó libre con una condena en suspenso

El hombre de 56 años fue sentenciado por homicidio en exceso de legítima defensa y portación ilegal de armas, por lo que recibió una pena de 3 años de prisión en suspenso

Poco más de dos semanas demoró la Justicia en resolver la causa del delivery que mató a un ladrón en la Cuarta Sección. El autor de los disparos fatales fue condenado este martes en un juicio abreviado pero recibió una pena que le permitirá mantenerse en libertad ya que el caso quedó calificado como un exceso de legítima defensa en el marco de un robo en Ciudad.

El trabajador de 56 años, que se encontraba libre prácticamente desde el momento del hecho, decidió llegar a un pacto con la fiscal de Homicidios Claudia Ríos. De esta forma admitió haber cometido los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en exceso de legítima defensa y portación ilegal de arma de guerra atenuada por la falta de intención de utilizarla para fines delictivos. La pena acordada con el abogado defensor Guillermo Costanzo, que terminó dictando la jueza Érica Sánchez, fue la de 3 años de prisión en suspenso.

Esto quiere decir que el hombre continuará libre aunque sujeto a ciertas condiciones para que la condena no se convierta en efectiva. Por ejemplo, no deberá volver a cometer delitos, según comentaron fuentes judiciales.

Polo Judicial.jpeg

Robo en Ciudad y legítima defensa

La investigación comenzó cerca de las 22.30 del 23 de febrero pasado cuando un llamado al 911 alertó sobre un joven que estaba gravemente herido en la esquina de Videla Correa y España. Se trataba de Gustavo Gabriel Lucero, de 24 años, quien tenía heridas de arma de fuego en el tórax, el cuello y la pierna izquierda. Fue internado en el Hospital Central donde estuvo alojado hasta el 1 de abril, cuando se constató su deceso.

Las autoridades comenzaron a revisar las cámaras de seguridad de la zona y lograron reconstruir una primera hipótesis que luego se fue reforzando con otras evidencias. En las imágenes se puede ver que Lucero circulaba con otro sujeto por calle España en una moto blanca de 150 cilindradas. Metros antes de la intersección con Videla Correa se encontraba estacionado el delivery de 56 años, en su moto de 110 cilindradas, esperando comida de un local de una pizzería que debía repartir a través de la aplicación Pedidos Ya.

► TE PUEDE INTERESAR: Una testigo clave derivó en la libertad de italiano acusado de abusar a una turista en un hostel de Mendoza

Si bien no se alcanzó a ver el momento del forcejeo entre el asaltante y el trabajador, las cámaras captaron que el delincuente se subió a la moto de la víctima y emprendió fuga en contramano. En ese momento, el repartidor empuñó una pistola calibre 380 y efectuó al menos 7 disparos -se encontró esa cantidad de vainas en el lugar del hecho- logrando frustrar la fuga del ladrón. Luego se subió a su moto y se retiró del lugar.

El autor de los disparos se presentó ante la Justicia por su propia voluntad días después. El hombre entregó una pistola calibre 380 de su propiedad, como así también un revólver calibre 32 que sería del asaltante, según declaró ante la fiscal de Homicidios Claudia Ríos. Incluso autorizó a que ingresen a su domicilio donde las autoridades secuestraron su moto -la cual tenía daños producto de la caída- y también las prendas de ropa que llevaba puestas al momento del hecho. Trascendió que el delivery circulaba armado en su moto ya que había sido víctima de varios hechos de inseguridad en el pasado.

► TE PUEDE INTERESAR: Los hijos de Florencia Guiñazú, la víctima del femicidio en Guaymallén, quedaron con su abuela