El asesinato de María Gisela Villafañe (25) va a juicio. Y caratulado como un femicidio. Pese a las objeciones de la defensa del único sospechoso, el crimen en Guaymallén terminará de ser esclarecido frente a un jurado popular.

La defensa de Humberto Navia presentó una batería de planteos, argumentando que la causa no tiene elementos de convicción suficientes para ir a juicio y que unas escuchas telefónicas deben ser declaradas nulas.

Tanto el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello como el abogado querellante Sebastian Leonardi consideraron lo contrario. Y en esta última postura se plantó la jueza Dolores Ramón quien confirmó que Humbertito debe responder en un debate bajo la calificación de homicidio agravado por mediar violencia de género, es decir, un femicidio.

De esta forma se punto fin a una investigación que tuvo un total de tres sospechosos y bajos giros sorpresivos en el expediente, pero que hoy queda encaminada contra Humbertito Navia, quien arriesga una pena de prisión perpetua.

Crimen en Guaymallén

El cadáver de Gisela Villafañe fue hallado el 8 de mayo de 2019 en un descampado ubicado en el barrio Sueños Cumplidos. Tenía golpes en distintas partes del cuerpo, pero un severo traumatismo de cráneo fue lo que le quitó la vida.

El primer detenido por el femicidio fue Guillermo Navia, un hombre de 57 años que era la pareja de la víctima fatal. Cayó ese mismo día. Existían antecedentes de violencia de género contra Gisela Villafañe. Sin embargo, terminó desvinculado de la causa al girar la pesquisa hacia su hijo, el Humbertito, y un amigo conocido como Andresito.

Este último resultó sobreseído ya que si bien su ADN estaba en el cuerpo de la víctima, se probó que tenía relaciones consentidas con la mujer. Los pesquisas creen que Humbertito Navia mató a la joven porque decía que le sacaba la plata a su padre.

Seguir leyendo