En poco más de tres meses, los investigadores lograron resolver el crimen del pescadero Miguel Grimalta (38), quien fue apuñalado en su departamento ubicado en pleno centro. El autor del hecho admitió haber cometido el crimen en Ciudad y recibió una condena de 8 años de cárcel.

Juan Ignacio Guzmán (31), conocido como Chino, pasó por un juicio abreviado donde reconoció ser la persona que asesinó al hombre -homicidio simple- y además también haber cometido un abuso sexual simple a un menor de edad. Por ambas causas pactó una pena con el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello de 8 años de cárcel. La jueza Miriam Núñez fue quien dictó sentencia.

Seguir leyendo

Al resolverse los expedientes en un juicio abreviado, donde se evitó pasar por un proceso convencional donde se debe citar nuevamente a los testigos y reproducir las pruebas, la condena contra el Chino Guzmán quedó firme ya que no puede ser apelada.

crimen-pescadero.jpg
El edificio donde ocurrió el crimen del pescadero.

El edificio donde ocurrió el crimen del pescadero.

Crimen en Ciudad

El cadáver de Miguel Grimalta fue encontrado sin vida en la tarde del primer día de junio pasado. Desde hacía varias jornadas que su hermana no tenía novedades sobre el hombre e incluso no se había presentado hacía dos días en su trabajo, una pescadería ubicada en el Mercado Central. La mujer se dirigió hasta el departamento de Morrison, tal como le decían al hombre, ubicado en calle Godoy Cruz al 276 y lo encontró asesinado.

La escena en el lugar era dantesca ya que Miguel Grimalta fue atacado en una de las habitaciones y se arrastró ensangrentado hasta el living de la propiedad. Una de las puñaladas le perforó el pulmón y fue la que le terminó quitando la vida.

Los investigadores comenzaron a indagar en el círculo íntimo del Miguel Grimalta ya que reconstruyeron que el hombre tenía problemas de alcoholismo y solía reunirse con personas a beber en su departamento. De hecho, la teoría del robo quedó descartada desde un principio ya que no faltaban elementos en el lugar. Dos días después del hallazgo del cadáver, Chino Guzmán se entregó en la Comisaría 4.