Cuando Héctor González (31) estaba a pasos de sentarse ante un jurado popular y arreglar una potencial condena a prisión perpetua, logró un importante beneficio judicial. El Laucha terminó recibiendo una pena de 11 años de cárcel por el asesinato de Héctor Quiroga (59), el kiosquero de Maipú baleado en un asalto hace más de dos años.

El Laucha González pasó por un juicio abreviado donde se dictó esa sentencia al considerarlo como autor de un homicidio en ocasión de robo -de 10 a 25 años de pena-. Así lo pactaron la defensora oficial Ximena Morales con los fiscales de Homicidios, Fernando Guzzo y Carlos Torres. De esta forma, se puso punto final a la investigación por el hecho de sangre ya que el otro asaltante, Cristian Reina Flores (33), había sido condenado a prisión perpetua a mediados de 2020.

Hasta hace pocos el días, el panorama del expediente era distinto. Se había decidido que el Laucha fuera a juicio por jurados ya que para los fiscales había tenido el mismo grado de participación que su cómplice, por lo que arriesgaba una pena de prisión perpetua por homicidio criminis causa. De hecho, el debate tenía previsto comenzar el próximo lunes.

Sin embargo, el juez Ramiro Salinas no avaló unas pruebas que eran claves para la acusación. Una fue la declaración de un vecino de los malvivientes que el día del hecho escuchó al Laucha que dijo "quiero ir a poner caño a un negocio", ante lo que Reina le contestó "si tenés armas dejala porque yo no quiero caer preso, no quiero hacerle daño a nadie, vamos a manos limpias". Acto seguido, el González le mostró un revólver. La defensa sostuvo que esta persona ha incurrido en varias contradicciones, como el lugar y tiempo donde se dio esa conversación así como la descripción del arma de fuego que exhibió.

Por otro lado, el magistrado consideró que la nuera de la víctima fatal, a quien se le murió su suegro prácticamente en las manos, era un testigo de oídas y tenía menos valor que un testigo presencial.

Con estas decisiones el juez Salinas dejó debilitada la teoría de la Fiscalía de Homicidios, por lo que optaron por realizar el juicio abreviado para asegurarse una condena, aunque los 11 años de cárcel sean sensiblemente menor a la prisión perpetua.

Héctor Osvaldo Quiroga.jpg
Héctor Quiroga, víctima del crimen en Maipú.

Héctor Quiroga, víctima del crimen en Maipú.

Crimen en Maipú

A las 3.30 del miércoles 18 de septiembre de 2019, entre dos y tres delincuentes ingresaron a una propiedad ubicada sobre calle Videla Castillo, en la localidad de Russell, donde hacía poco tiempo sus dueños habían montado un kiosco. Los malvivientes se metieron a la habitación matrimonial y le efectuaron un disparo de escopeta a Héctor Quiroga, quien dormía con su esposa. Luego lo arrastraron por un pasillo mientras le exigían dinero. Al verlo malherido, la esposa les entregó una caja fuerte que contenía $50.000 en efectivo.

Lejos de estar conformes, los asaltantes se treparon hacia la casa de al lado donde vive el hijo del matrimonio, aunque sólo se encontraba la nuera con su pequeño. Al ver esto, con sus últimas fuerzas, Quiroga tomó una pistola 9 milímetros que pertenecía a su hijo, se cruzó a la propiedad y se desarrolló el brutal tiroteo que terminó con su vida -se encontraron 32 vainas servidas en la escena-.

Reina Flores estaba cumpliendo una pena a 12 años de prisión que cumplía en 2021, pero en septiembre de 2017 había obtenido la libertad condicional.