Juicio por jurado

Declaró el presunto sicario que mató al prestamista de Maipú: "Ahora tengo mansa culpa"

Gustavo Luis Delgado (25) admitió haber cometido el crimen en Maipú de Juan Carlos Fracchia (61) pero dijo que fue con intenciones de robo y que no le pagaron por hacerlo

Un sicario que mandaron a matar o un simple robo que terminó de la peor manera. Esas dos teorías son las que se discuten en el juicio por jurado que se desarrolla esta semana por el asesinato del prestamista de Maipú Juan Carlos Fracchia (61), ocurrido hace casi 3 años. Los dos imputados en la causa declararon este miércoles y aportaron sus versiones.

En debate están siendo juzgados Luis Gabriel Córdoba (47) y Gustavo Luis Delgado (25). El primero de ellos era un mecánico amigo de la víctima fatal que sería quien instigó el crimen en Maipú, mientras que el segundo es un changarín que terminó ejecutando a la víctima fatal, según la teoría de los fiscales Claudia Ríos y Fernando Guzzo. Ambos se sentaron frente al jurado popular y plantearon sus coartadas.

El primer turno fue para Delgado, quien admitió haber matado a Juan Carlos Fracchia pero negó haber actuado como sicario. "Necesitaba plata para ayudarle a mi vieja que tiene cáncer y le tenía que comprar morfina. Córdoba, que lo conocía porque trabajaba en su casa haciendo changas, me dijo que había una prestamista que tenía mucha plata. Yo iba a robar, la plata quedaba para mí y le tenía que sacar 10 carpetas que tenía con todos los préstamos", planteó.

Juan Carlos Frachia 3 (1).jpg
Juan Carlos Fracchia, el prestamista de Maipú.

Juan Carlos Fracchia, el prestamista de Maipú.

"Córdoba me dijo por dónde entrar y salir porque él puso los sensores de movimientos y las cámaras en la casa", agregó. Luego relató que cuando ingresó pensó que no había nadie en la casa y se sorprendió con Fracchia, con quien mantuvo una pelea a golpes de puño hasta que "él sacó un arma de fogueo y yo saqué el 22 mío. Tiré para asustarlo". "Ahora tengo mansa culpa. Quería pedirle perdón a la familia aunque sé que no me van a perdonar", concluyó.

► TE PUEDE INTERESAR: Gracias a los Guns N' Roses, condenaron a 25 años a un hombre que violó y filmó a su hija

Minutos después brindó su declaración Gabriel Córdoba, quien relató sobre cómo inició su relación con Fracchia con quien tuvo varios negocios ya que una vez le pidió dinero prestado y en otras ocasiones le arregló vehículos de él y de su familia. "Yo no le debía dinero a él, incluso él me estaba debiendo unos arreglos a mí", garantizó. Al mismo tiempo negó cualquier vinculación con el hecho y que conociera a su presunto cómplice.

Juan Carlos Fracchia prestamista.jpg
Córdoba y Delgado, los dos imputados por el crimen en Maipú.

Córdoba y Delgado, los dos imputados por el crimen en Maipú.

Testigo conocido

Otra voz que se escuchó este miércoles durante el juicio fue la de Diego Barrera, el asesino condenado por el crimen del aduanero Diego Aliaga y también un testigo clave en la causa contra el ex juez federal Walter Bento por el presunto cobro de coimas. El hombre, propuesto por la defensa de uno de los sospechosos, dijo que compartió celdas con ellos en el complejo San Felipe y que Delgado le aportó justamente esa versión del robo y Córdoba le dijo que no tenía nada que ver con el asesinato.

► TE PUEDE INTERESAR: Un exjuez detalló cómo fue la llegada de Walter Bento a Mendoza y su ingreso a la Justicia Federal

En un momento, el relato de Diego Barrera se desvío hacia su propia situación procesal donde aseguró que arrastró a toda su familia a la cárcel por haber matado a Aliaga, la "presunta mano derecha de Walter Bento".

Diego Barrera-juicio Walter Bento.jpg

Crimen en Maipú

El 14 de julio de 2021, una empresa de seguridad recibió la notificación de que estaba sonando la alarma de un domicilio ubicado en calle Ameghino al 460. Como no recibían contestación por parte del propietario, se comunicaron con su pareja. La mujer se dirigió al lugar e ingresó con ayuda de personal policial. Se encontraron con Juan Carlos Fracchia que estaba tirado sobre la cama, consciente, imposibilitado para moverse y con un disparo en la cabeza.

El hombre quedó internado pero murió al día siguiente. Si bien en el lugar faltaba su teléfono celular, rápidamente los testigos reconstruyeron que el hombre era prestamista, que atendía en una oficina ubicada dentro de su domicilio y que tenía problemas con un mecánico por deuda de dinero y otros asuntos.