Joaquín Roldán tenía 15 años y, como cualquier adolescente, había asistido a una fiesta de jóvenes en una casa. No sabía que esa misma noche, allá por noviembre de 2019, iba a morir baleado. Este jueves fue condenado el único sospechoso por el crimen en Guaymallén.

El juicio contra Brandon Campillay, quien hoy tiene 20 años, se estiró durante varios días. Pero el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello logró probar que fue la persona que gatilló el disparo que terminó con la vida de Nano Roldán.

Seguir leyendo

Durante la etapa de alegatos, el magistrado había pedido una pena de 16 años de prisión por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. El juez Jorge Del Pópolo terminó dictando una pena de 14 años de cárcel finalmente.

Matías Joaquín Roldán (Nano Roldán) 3.jpg
Joaquín Roldán tenía 15 años cuando fue asesinado.

Joaquín Roldán tenía 15 años cuando fue asesinado.

Crimen en Guaymallén

A mediados de noviembre de 2019, por las redes sociales, se convocó a una fiesta clandestina llamada "Fest de los Cubanos", que se realizó en la noche del sábado 29 de ese mes en un domicilio ubicado en calle Pedro Molina y Servet. Además de música y alcohol, los organizadores prometían "lluvia de preservativos". No es la primera vez que se realizaba esta fiesta. Para saber la dirección exacta eran cautos y pedían enviar mensajes privados.

Lo cierto es que ya en horas de la madrugada del domingo, cerca de las 4.30, se produjo un enfrentamiento entre dos bandas antagónicas. Nano Roldán se llevó la peor parte ya que recibió un impacto de bala en el abdomen.

Aparentemente se produjo un altercado con jóvenes del barrio Gomensoro y el menor de 15 años terminó internado. Perdió la vida ya en la madrugada del lunes, cuando estaba internado en el Hospital Notti.

Nano Roldán.jpg
Los mensajes que recibieron los familiares de Joaquín Roldán.

Los mensajes que recibieron los familiares de Joaquín Roldán.

Las autoridades prestaron especial atención al caso ya que circularon amenazas de muerte en las redes sociales tras el hecho y hasta personas del entorno de Brandon Campillay se burlaron de la muerte de Roldán. El sospechoso fue detenido días después cuando se ocultaba en un domicilio en San Rafael.