Condenaron este jueves a los tres acusados de cometer el crimen del carpintero Carlos Moya, ocurrido en los primeros días de noviembre de 2017 en Guaymallén. Diego Pelado Vildoza, Francisco Toro Agüero y Lucas Villanueva fueron encontrados culpables en un juicio por jurado. El primero recibió 22 años de cárcel, el segundo 23 años y el tercero 22 años.

Los doce integrantes del jurado popular consideraron que los sospechosos cometieron un homicidio en ocasión de robo, es decir, que mataron a Carlos Moya en el marco de un asalto. Tras el veredicto, el juez técnico Gonzalo Guiñazú dictó cada una de las condenas.

Seguir leyendo

El debate oral y público comenzó el lunes pasado y este jueves ingresó en la recta final, con la realización de los alegatos finales. Los fiscales de Homicidios Fernando Guzzo y Gustavo Pirrello le pidieron al jurado popular un veredicto de culpabilidad por homicidio criminis causa, es decir, que mataron a Carlos Moya para garantizar la impunidad del asalto que intentaron cometer. En ese caso, la sentencia habría sido a prisión perpetua.

ALEGATOS DE CLAUSURA EN EL JUICIO POR JURADO POR EL CRIMEN DEL CARPINTERO JUAN CARLOS MOYA

Pirrello calificó a los sospechosos como "asesinos de mala madera" e hizo un detallado repaso de todas las pruebas que los complican, sobre todos de índole científicas y tecnológicas como por ejemplo las llamadas que cruzaron el día del hecho, las huellas dactilares que encontraron en el arma homicida y el auto en que escaparon los ladrones. También reprodujo los audios donde Vildoza y Villanueva -vecino de la víctima fatal- hablaban que el carpintero había cobrado una suma de dinero producto de un trabajo.

El fiscal Guzzo ironizó sobre las coartadas de las defensas: "La verdad es que pareciera ser una una serie de eventos desafortunados y los acusados están acá por pura casualidad del destino. Ellos no hicieron nada y mágicamente quedaron vinculados a un episodio donde todos los demás estamos equivocados".

Carlos Moya (2).jpg
Los fiscales Guzzo y Pirrello, junto a la querellante Jimena Villanueva.

Los fiscales Guzzo y Pirrello, junto a la querellante Jimena Villanueva.

La abogada defensora de Toro Agüero, Glenda Wasgnet, insistió con la inocencia de su cliente argumentando principalmente que los testigos presenciales del crimen del carpintero describieron con otras características físicas al autor del disparo. Por su parte, el letrado Guillermo Nievas indicó que Lucas Villanueva no participó ni en la planificación ni en la ejecución del asesinato de Carlos Moya. Por último, Pablo Cazabán sugirió al jurado un veredicto de inocencia para Diego Vildoza o como partícipe secundario de robo agravado, considerando que se quedó a bordo del vehículo y no tuvo intervención en la planificación del homicidio.

carlos moya.jpg
El juicio por jurado busca esclarecer el asesinato de Carlos Moya.

El juicio por jurado busca esclarecer el asesinato de Carlos Moya.

Crimen del carpintero

El 4 de noviembre de 2017, un grupo de delincuentes ingresó a una propiedad ubicada en calle Gutenberg al 995, en Villanueva. Allí vivía Carlos Moya y también tenía su taller de carpintería. Los asaltantes sabían que el comerciante había cobrado 20 mil pesos de un trabajo reciente y ese dinero fue el que fueron a buscar. Para obtenerlo balearon a la víctima, quien murió en el acto.

Vildoza estuvo acusado por este hecho, pero luego recuperó su libertad y se escapó de las autoridades el 20 de agosto de 2019. Fue recapturado en los primeros días de febrero de 2020. Se cree que en el medio recibió ayuda del policía Diego Salinas para mantenerse en la clandestinidad -durante este mes también será juzgado el efectivo policial-.

Los tres sospechosos están imputados por homicidio criminis causa -matar para garantizar la impunidad del asalto-. Independientemente de lo que ocurra en el juicio, los investigadores buscan a un quinto participante que está identificado como Miguel Donoso y tiene pedido de captura nacional e internacional.