El primer juicio por jurado de este semestre en la provincia comenzó este lunes. Los tres acusados de cometer el crimen del carpintero Carlos Moya, acribillado hace tres años y medio en Guaymallén, plantearon sus estrategias para zafar de la prisión perpetua.

Tras la selección de los 16 integrantes del jurado popular -12 titulares y 4 suplentes-, las partes comenzaron la etapa de alegatos iniciales, donde adelantan la hipótesis que tratarán de demostrar a lo largo del debate. Y los representantes legales de los tres imputados -Diego Pelado Vildoza, Francisco Toro Agüero y Lucas Villanueva- anticiparon que sus clientes son inocentes.

Seguir leyendo

El abogado Pablo Cazabán planteó que "no está acreditada como una conclusión" la participación de Vildoza en el hecho. Y como segunda opción, indicó que la propia Fiscalía sostiene que se quedó afuera de la casa de la víctima y que no ingresó para cometer el crimen del carpintero. "Es imposible que Vildoza haya participado en el acuerdo por matar porque la propia acusación sostiene que estaba afuera esperando en el vehículo. La intención de matar es posterior, en el momento", manifestó.

Vildoza estuvo 5 meses prófugo.
Vildoza, uno de los acusados en el juicio por jurado.

Vildoza, uno de los acusados en el juicio por jurado.

Luego fue el turno de la abogada Glenda Wagnest, representante de Toro Agüero, quien si bien admitió que hay una huella dactilar de su cliente en el arma homicida también habían otros rastros que no fueron cotejados. También dijo que la esposa e hijo de Carlos Moya describieron a los asesinos con características físicas distintas a las de Agüero. Por último, planteó que hay pruebas de que el hombre estuvo en Blanco Encalada trabajando al momento del crimen.

Finalmente, por parte de Lucas Villanueva su abogado, Guillermo Nievas, cuestionó: "¿Hay ADN de Villanueva en el vehículo que utilizaron los ladrones? ¿Hay huellas dactilares? ¿Hay imágenes de cámaras de seguridad? Hubo una escucha telefónica pero no surge que los coimputados hayan pactado ir a robar y matar a Carlos Moya".

ALEGATOS DE APERTURA EN EL JUICIO POR JURADO POR EL CRIMEN DEL CARPINTERO JUAN CARLOS MOYA

La acusación

En comienzo de los alegatos fue para los fiscales de Homicidios, Fernando Guzzo y Gustavo Pirrello. El primero de ellos aseveró que los acusados por el crimen del carpintero "se pusieron de acuerdo en ir a robar y como no pudieron decidieron matar a la víctima".

En tanto que Pirrello, quien lideró la investigación, planteó que en una escucha telefónica Villanueva habla con Vildoza y "le dice que su vecino, Carlos Moya, había cobrado una suma importante de dinero producto de un trabajo de carpintería. Acordaron ir a sustraer el dinero y la camioneta de la víctima".

El magistrado detalló que fueron Miguel Donoso -un hombre que está prófugo- y Toro Agüero quienes ingresaron al domicilio y ante la resistencia del carpintero fue que lo acribillaron a disparos.

Juan Carlos Moya, el carpintero de 61 años que fue asesinado en 2017 en su casa de Guaymallén.
Carlos Moya, el carpintero asesinado.

Carlos Moya, el carpintero asesinado.

Crimen del carpintero

El 4 de noviembre de 2017, un grupo de delincuentes ingresó a una propiedad ubicada en calle Gutenberg al 995, en Villanueva. Allí vivía Carlos Moya y también tenía su taller de carpintería. Los asaltantes sabían que el comerciante había cobrado 20 mil pesos de un trabajo reciente y ese dinero fue el que fueron a buscar. Para obtenerlo balearon a la víctima, quien murió en el acto.

Vildoza estuvo acusado por este hecho, pero luego recuperó su libertad y se escapó de las autoridades el 20 de agosto de 2019. Fue recapturado en los primeros días de febrero de 2020. Se cree que en el medio recibió ayuda del policía Diego Salinas para mantenerse en la clandestinidad -durante este mes también será juzgado el efectivo policial-.

Los tres sospechosos están imputados por homicidio criminis causa -matar para garantizar la impunidad del asalto-. Independientemente de lo que ocurra en el juicio, los investigadores buscan a un quinto participante que está identificado y tiene pedido de captura nacional e internacional.