La investigación por el crimen del carpintero Carlos Moya, ocurrido en los primeros días de noviembre de 2017 en su casa de Guaymallén, comenzó su etapa decisiva. Este lunes comienza el primer juicio por jurados de Mendoza tras la feria judicial de julio y tres hombres se sentarán en el banquillo de acusados arriesgando una pena de prisión perpetua.

Lucas Villanueva, Francisco Agüero y Diego Pelado Vildoza serán las personas juzgadas. Este último fue durante varios meses el prófugo más buscado de la provincia y se sospecha que recibió ayuda de un policía para mantenerse en la clandestinidad -ver más abajo-.

Seguir leyendo

Vildoza estuvo 5 meses prófugo.

La jornada arrancará con el último filtro del jurado, donde quedarán seleccionadas las 16 personas -12 titulares y 4 suplentes-. Serán ellos quienes definan si los tres sospechosos asesinaron al carpintero Carlos Moya para robarle dinero en efectivo, tal como sostienen los fiscales Gustavo Pirrello y Fernando Guzzo. Si ese es el veredicto, el juez técnico Gonzalo Guiñazú los condenará a la máxima pena que contempla el Código Penal.

El juicio por jurados tendrá otra particularidad: dos de los abogados defensores son Martín Ríos y Matías Aramayo, quienes meses atrás fueron detenidos por las presuntas coimas que habría recibido el juez federal Walter Bento. Los letrados recuperaron su libertad tras declarar como arrepentidos en el expediente. Sin embargo, no estarán presentes en el juicio por jurados y serán reemplazados por su colega Pablo Cazabán, quien justamente los defiende en el caso de las coimas federales.

Crimen del carpintero

El 4 de noviembre de 2017, un grupo de delincuentes ingresó a una propiedad ubicada en calle Gutenberg al 995, en Villanueva. Allí vivía Carlos Moya y también tenía su taller de carpintería. Los asaltantes sabían que el comerciante había cobrado 20 mil pesos de un trabajo reciente y ese dinero fue el que fueron a buscar. Para obtenerlo balearon a la víctima, quien murió en el acto.

Vildoza estuvo acusado por este hecho, pero luego recuperó su libertad y se escapó de las autoridades el 20 de agosto de 2019. Fue recapturado en los primeros días de febrero de 2020. Se cree que en el medio recibió ayuda del policía Diego Salinas para mantenerse en la clandestinidad -durante este mes también será juzgado el efectivo policial-.

Diego Javier Salinas.jpg

Los tres sospechosos están imputados por homicidio criminis causa -matar para garantizar la impunidad del asalto-. Independientemente de lo que ocurra en el juicio, los investigadores buscan a un quinto participante que está identificado y tiene pedido de captura nacional e internacional.