Diario Uno Judiciales Robo en el Dalvian
Megacausa

Condenaron a una banda que asaltó una vivienda del Barrio Dalvian: los detalles de cómo operaba

Un sujeto admitió haber cometido 5 violentos y millonarios robos en 2019, incluido uno en el complejo privado. Hacían tareas de inteligencia y hasta se disfrazaban. Las pruebas aportadas por la seguridad del barrio ayudaron a resolver el caso

No eran ningunos improvisados. Estudiaban a las víctimas, no sólo para ver qué les podían sustraer sino también para buscar la forma de cometer el robo. Pero la suerte se les acabó y finalmente fueron condenados dos integrantes de la banda que cometió un millonario robo en el barrio Dalvian, además de otros hechos.

Las pruebas contra Cristian Heriberto Romero Arce (48) eran tales que decidió admitir haber participado en los cinco asaltos que le endilgaban y recibió una pena de 9 años y medio de prisión.

Seguir leyendo

El 4 de diciembre de 2019 fue una jornada maratónica para él. Comenzó minutos antes de las 9 dando el primer golpe en la Sexta Sección. Simulando que estaba interesado en comprar una propiedad en calle Artigas, se reunió con la dueña de una inmobiliaria en el lugar. Adentro de la casa estaba el inquilino.

Nada más lejos de la intención de compra, Romero y otros dos sujetos encañonaron, golpearon y maniataron a las víctimas. Una vez que los tenía reducidos, arrasaron con todo lo que tenían a su paso: 7.500 dólares, 7.500 pesos, una notebook y una consola de videojuegos. Todo lo cargaron en una camioneta Ford Eco Sport de la corredora inmobiliaria y huyeron del lugar.

Pero no pararon ahí. En el interior del rodado encontraron una tarjeta de ingreso para propietarios al barrio Dalvian. Entonces decidieron ingresar para cometer un segundo robo, también con características violentas.

En una casa se encontraba un matrimonio –también estaba la empleada- quienes habían pactado una entrevista laboral. Esta fue la excusa para ingresar sin problemas al domicilio. La misma escena: armas de fuego y culatazos a las víctimas para llevarse 25 mil dólares, poco más de un millón de pesos, teléfonos celulares y todo tipo de pertenencias. Allí dejaron abandonada la camioneta sustraída en el robo anterior y huyeron en el vehículo de sus nuevas víctimas, un VW Tiguan.

Por este hecho, además de Romero, fue condenado el pasado viernes Cristian Marcelo Fernández Gelvez (25) a 6 años de cárcel. El acuerdo fue cerrado por la fiscal Florencia Díaz Peralta, quien en su investigación recabó todo tipo de pruebas por parte de policías de Robos y Hurtos, sumado a la valiosa información aportada por el avanzado sistema de seguridad privada con que cuenta Dalvian.

Los condenados estaban acorralados con evidencias tales como grabaciones de las cámaras de seguridad, testimonios de las víctimas y huellas dactilares que se encontraron en las casas y vehículos de las víctimas. Por lo mismo, el arreglo entre la fiscal y los abogados defensores de los malvivientes fue avalado por la Dra. Marina Martín, del Juzgado Penal Colegiado N°1.

Robo en Dalvian (5).jpg
Los autores del robo en el Dalvian fueron identificados por las cámaras.

Los autores del robo en el Dalvian fueron identificados por las cámaras.

Otros asaltos

Cristian Romero también admitió haber participado de tres asaltos más durante ese frenético 2019. El 14 de marzo, en horas de la siesta, ingresó junto a cuatro cómplices a una casa ubicada en calle Patricias Mendocinas, en Las Heras.

Con una pala y armas de fuego golpearon a tres hombres y una mujer que estaban en el lugar. Los encerraron en una habitación y quedaron con el camino libre para llevarse un cuantioso botín.

Más de 20 mil pesos, 15 mil dólares, 6 mil euros, joyas, electrodomésticos, maquinarias, artículos de electrónica, instrumentos y hasta prendas de ropa fueron sustraídos del lugar. Los delincuentes escaparon en una Peugeot Partner de las víctimas.

En los otros dos hechos, los asaltantes decidieron disfrazarse. El 15 de abril hicieron de policías. Con la excusa de un allanamiento, irrumpieron en un domicilio en calle Martínez de Rosas, en la Quinta Sección. A la víctima, un hombre que los dejó ingresar creyendo que eran la autoridad, le sacaron un VW Gol, 6 mil pesos y otros elementos menores.

En tanto que el 24 de septiembre, uno de los delincuentes hizo las veces de cura. Con una sotana y pidiendo un vaso de agua, lograron ingresaron en una casa ubicada en calle Tiburcio Benegas, a pocas cuadras de Arístides Villanueva, en la Quinta Sección.

No sólo redujeron a la dueña del lugar –una ex empleada judicial- sino también a sus empleadas que trabajaban en el lugar. Arrastraron a las mujeres por varios sectores de la casa, les propinaron patadas en el suelo y las amenazaron para que entregaran dinero. Un empleado de seguridad notó que algo extraño ocurría, se acercó y sufrió el mismo destino.

En un momento de la violenta secuencia, uno de los ladrones advirtió que había cámaras de seguridad en el lugar y les dijo a sus cómplices que se taparan el rostro, aunque ya era tarde. Alcanzaron a sustraer $7 mil en efectivo, joyas y un revólver calibre 38.