Diario Uno Policiales Alejandro Gullé
Identificados por el Registro de Huellas Genéticas

Hay un nuevo detenido y ya son 3 los atrapados por el sofisticado robo a mano armada en Dalvian

Por UNO

Cerca de las 20 de este miércoles, detuvieron a un tercer sospechoso de cometer un prolijo y estudiado hecho delictivo que ocurrió el pasado 4 de diciembre, cuando cuatro delincuentes se alzaron con un cuantioso botín que comenzó con el asalto a una casa de la Sexta Sección y terminó con un golpe que logró burlar el sofisticado sistema de seguridad del barrio Dalvian.

Te puede interesar: Trump aseguró que "no hubo bajas" y pidió apoyo de la OTAN en Medio Oriente

Fue tras varios allanamientos realizados durante la tarde, donde además se encontraron un inhibidor de alarmas, guantes y otros elementos. El nuevo detenido, alias “El Mono”, tenía dos medidas pendientes de captura, solicitadas por la provincia de La Rioja. Por ahora fue trasladado a una subcomisaría y en las próximas horas se buscará determinar su participación en el sonado caso.

 Embed      


Con esta última acción, suman 3 los aprehendidos. Uno fue encontrado a las 2 de la madrugada y era intensamente buscado por otros robos, y otro tenía prisión domiciliaria con pulsera electrónica. Fueron identificados gracias al Laboratorio de Genética del Ministerio Público Fiscal, popularmente conocido como Registro de Huellas Genéticas.

La de este miércoles fue una jornada intensa en torno a la investigación. Alrededor de las 2, en calle Doctor Moreno de Las Heras, la policía capturó a Cristian Heriberto Romero Arce, de 45 años, sindicado como el posible organizador y autor de los atracos. Había sido seguido durante un mes, hasta que pudieron dar con él, ya que se escondía y cambiaba de lugar constantemente. Estaba prófugo de la Justicia por otros robos agravados que cometió.

Previamente, se detuvo a Cristian Fernández Gelvez, del cual hay fuertes indicios de que participó también del robo. El mismo tenía una tobillera electrónica y ese día tenía autorización para salir del perímetro demarcado para ir al médico. Salió de su vivienda a las 7, pero no volvió hasta las 15, lo que despertó la sospecha de los investigadores.

Sus huellas y rastros genéticos que quedaron en uno de los vehículos que usaron fue lo que sirvió para identificarlos a través del registro de huellas y, luego un trabajo muy minucioso de la Policía, para capturarlos.

El éxito de esta captura fue el resultado del trabajo en equipo realizado entre los funcionarios judiciales, personal de investigaciones y personal de seguridad del Conjunto Residencial Dalvian.

Los hechos

Todo comenzó alrededor de las 8.30 del miércoles 4 de diciembre, cuando los delincuentes llegaron en un Renault Duster azul a una casa de calle Artigas y Houssay, de la Sexta Sección en Capital.

Allí se iban a encontrar con Fanny Cruz, dueña de una inmobiliaria, y ella misma les iba a mostrar una casa que, si bien todavía estaba ocupada, pronto iba a estar disponible para ser alquilada, y que los supuestos clientes estaban interesados.

Cuando entraron al lugar, los ladrones sacaron armas de fuego, amenazaron a Fanny Cruz, y al inquilino, a quien lo maniataron con precintos.

En ese asalto robaron dólares, la cartera de la mujer, una notebook, joyas, celulares y relojes. Escaparon en la camioneta Ecosport de Cruz, residente en Dalvian, con la que ingresaron al barrio privado como si fueran propietarios, esquivando así las extremas medidas de seguridad del complejo.

De ahí los ladrones llegaron armados al domicilio de la víctima principal, Pablo Álvarez (46 años), y golpearon salvajemente a él, a su esposa (44 años) y a la mujer que trabaja en esa casa.

Finalmente, dieron con el dinero que buscaban y otros objetos y huyeron en la VW Tiguan de la víctima, dejando abandonada la Ecosport.

Poco después, los investigadores encontraron la Renault Duster abandonada en el interior del barrio Aeroparque, de Las Heras, y allí hallaron joyas, celulares, notebooks y otros elementos que habían robado de la casa de calle Artigas y Houssay.

Además, personal de Seguridad de Dalvian se puso a entera disposición de los investigadores y brindaron las imágenes de las cámaras de seguridad para tratar de identificar a los autores, quienes 48 horas después del hecho ya estaban identificados por el sistema de Registro de Huellas Genéticas.

El procurador de la Corte, Alejandro Gullé detalló que se llegó a estas dos personas gracias al sistema Codis que existe en Mendoza, el cual compara todos los rastros genéticos que van siendo cargados con los de los autores de hechos de inseguridad.

“Cuando ocurren hechos ilícitos y se levantan las evidencias, los rastros que quedaron, ese rastro genético, se ingresa y queda dentro del sistema Codis a la búsqueda o esperando el cotejo. A su vez, esa muestra tiene un permanente cotejo con los perfiles genéticos de las personas que ya tenemos dentro del sistema”, explicó Gullé.

“A veces ocurre que, al ingresar un detenido por cualquier delito, resulta ser el autor y hace un match positivo cuando se coteja automáticamente con cualquiera de esas muestras evidencias que teníamos adentro”, manifestó el procurador.

Gullé indicó: “Toda persona que ingresa imputada a una Unidad Fiscal se le hace el perfil genético, que es un hisopado de saliva, no es cruento ni invasivo”.

El resto de la banda

Quedaría al menos un hombre más que también sería parte de la banda, pero ya ha sido identificado por la Policía. Se espera su captura en los próximos días.

Seguir leyendo