La investigación sostiene que hace una semana cometieron un violento asalto en la Quinta Sección. ¿El modus operandi? Entrar desde el lado de la religión. Ahora, seguirán presos mientras avanza la investigación en su contra. El jueves se dictó la prisión preventiva contra Néstor Ponce, Roeglio Lacroux, Abdón Cartofiel y Cristian Romero. El juez Juan Manuel Pina consideró que deben continuar alojados en el penal los imputados por robo agravado por el uso de arma de fuego, por ser en poblado y en banda.

La reconstrucción sobre el robo en Ciudad que realizó la fiscal Florencia Díaz Peralta sostiene que el hecho ocurrió el 24 de septiembre pasado en un domicilio ubicado en calle Tiburcio Benegas, a pocas cuadras de Arístides Villanueva.

Seguir leyendo

Hasta allí llegó la banda a bordo de un Ford Fiesta Kinetic. Según la acusación, Cartofiel interceptó a la empleada del lugar que limpiaba la vereda. Estaba disfrazado con una túnica negra y aseguraba ser un sacerdote. Le pidió hablar con la dueña del lugar. Como la mujer se negó, le solicitó un vaso de agua.

Con esa distracción, junto a Romero ingresaron a la fuerza. La fiscal cree que Lacroux se quedó a bordo del vehículo. A la empleada la ataron a una silla y la amordazaron con un pañuelo.

Una vez dentro, empuñaron armas de fuego y redujeron a la dueña del lugar y otras dos empleadas. También las maniataron y comenzaron a revisar el lugar, no sólo en búsqueda de elementos para sustraer sino también de algún botón antipánico que pudiera hacer fracasar el asalto.

Arrastraron a las mujeres por varios sectores de la casa, les propinaron patadas en el suelo y las amenazaron para que entregaran dinero.

Un empleado de seguridad notó que algo extraño ocurría, se acercó y sufrió el mismo destino. Fue golpeado y reducido rápidamente por los asaltantes.

En un momento de la violenta secuencia, uno de los ladrones advirtió que había cámaras de seguridad en el lugar y les dijo a sus cómplices que se taparan el rostro, aunque ya era tarde.

Alcanzaron a sustraer $7 mil en efectivo, joyas y un revólver calibre 38 que tenía la propietaria. Huyeron de lugar pero al poco tiempo fueron detenidos por el asalto en la Quinta Sección y ahora están a disposición de la Justicia, que consideró que hay pruebas suficientes para sostener la prisión preventiva por el robo en Ciudad.