Diario Uno Judiciales Daniel Rengo Aguilera

Condenaron al Rengo Aguilera a 12 años de cárcel y a 8 años al resto de su narcobanda

Por UNO

La estrategia de la defensa fracasó, las escuchas telefónicas fueron tomadas como válidas y finalmente el Rengo Aguilera y su banda fueron condenados por comercio de drogas.

Te puede interesar: Con sueldos de $25 mil y tatuajes permitidos el Ejército busca aspirantes

Poco más de 3 semanas demoró el juicio contra Daniel Aguilera (38) y sus cuatro cómplices. Un debate que desde un principio se sabía que la clave para la fiscal federal María Gloria André eran los audios donde el ex barrabrava de Godoy Cruz hablaba desde el penal con el resto de la banda para coordinar la entrega y el pago de las drogas.

El Tribunal Federal condenó al Rengo a 12 años de cárcel como líder de la organización, en tanto que sus manos derechas en la calle, Cristian Oliva y Marcelo Ruiz, recibieron 8 años.

Te puede interesar: El Rengo Aguilera negó vender droga y dijo que hacía trueques de medicamentos en el penal

Los jueces Héctor Cortés, Roberto Naciff y Paula Marisi también sentenciaron a los penitenciarios Rodrigo Barrios y Rodrigo Lizardo a una pena de 2 en suspenso por incumplimiento de los deberes de funcionario público y quedaron en libertad.

En su prontuario delictivo, la de este miércoles es la condena más alta que haya recibido Daniel Aguilera, por lo que pasará un largo tiempo en la cárcel.

La investigación

La investigación que desembocó en una batería de allanamientos a mediados de septiembre de 2018 sostiene que desde el penal Aguilera comandaba la banda que se dedicaba a comprar cocaína en el Gran Mendoza, llevarla hasta una casa ubicada en el barrio Ruiseñor de Godoy Cruz, fraccionarla, estirarla y luego venderla.

Estas eran algunas de las órdenes que emitía Aguilera desde el penal y que, según la Fiscalía Federal, acataban Ruiz y Oliva en la calle.

Se cree que el Rengo también aplicaba el narcomenudeo dentro de la misma cárcel. Algunos internos le pedían” una de 100”, “una de 500” o “una potente”. El pago se realizaba en la propia cárcel o lo efectuaban los familiares de los reos fuera del penal.

Seguir leyendo