Diario Uno Judiciales Daniel Rengo Aguilera

El Rengo Aguilera negó vender droga y dijo que hacía trueques de medicamentos en el penal

Por UNO

Ingreso en la recta final en el juicio contra Daniel Rengo Aguilera (38) y sus presuntos cómplices acusados de organizar una banda narco que operaba dentro del penal. El ex barrabrava de Godoy Cruz declaró en la última jornada de testimonios.

Te puede interesar: Una ex reina de la Vendimia fue encontrada muerta en España

A través de una videoconferencia, Aguilera decidió brindar su versión sobre los hechos. Dijo que estaba esperando el juicio para que quede claro que se trata de una "causa armada" ya que se inició gracias a una denuncia anónima, pero no sabe quién sería el operador.

El Rengo negó haber vendido drogas dentro del penal, pese a que para la Fiscalía las escuchas son claras al respecto ya que hay frases como "llévale 20 te dan 1.000 pesos”.

Si bien Aguilera consideró que las intervenciones telefónicas son ilegales, aclaró que los audios están tergiversados ya que se trataba de trueques de medicamentos. Incluso aseguró haber visto a gente cambiando medicina por comida dentro del penal, como si fuera la moneda corriente intramuros, según detallaron fuentes judiciales.

Sobre los dos penitenciarios que están acusados de permitir el ingreso de celulares y estupefacientes, indicó que eso nunca ocurrió aunque sí los conocía ya que eran amigos "de la cancha y del barrio".

Por último, pese a que no se discute en este juicio, aseguró que no maneja la barrabrava de Godoy Cruz y que en algún momento solamente organizó algunos viajes para ver al Tomba.

El debate oral continuará el próximo lunes en los Tribunales Federal con la realización de los alegatos. La Fiscalía podrá pedir una pena entre 12 y 24 años contra Aguilera, entre 6 y 20 años para sus presuntos dealers -Cristian Oliva y Marcelo Ruiz- y de 1 mes a 2 años para los penitenciarios -Rodrigo Barrios y Rodrigo Lizardo-.

Se espera que las defensas haga su planteo central pidiendo la nulidad de las escuchas telefónicas, la prueba clave que compromete a los acusados.

La investigación

La investigación que desembocó en una batería de allanamientos a mediados de septiembre de 2018 sostiene que desde el penal Aguilera comandaba la banda que se dedicaba a comprar cocaína en el Gran Mendoza, llevarla hasta una casa ubicada en el barrio Ruiseñor de Godoy Cruz, fraccionarla, estirarla y luego venderla.

Estas eran algunas de las órdenes que emitía Aguilera desde el penal y que, según la Fiscalía Federal, acataban Ruiz y Oliva en la calle.

Se cree que el Rengo también aplicaba el narcomenudeo dentro de la misma cárcel. Algunos internos le pedían” una de 100”, “una de 500” o “una potente”. El pago se realizaba en la propia cárcel o lo efectuaban los familiares de los reos fuera del penal.