Mala praxis

Condenaron al cirujano Carlos Arzuza a 10 años de prisión por matar a una paciente

El médico Carlos Arzuza (54) fue sentenciado bajo la calificación de homicidio simple con dolo eventual por la muerte de Isabel Gattari (48), quien a fines de 2016 se sometió a una operación estética

En 2019, el cirujano había sido juzgado y condenado por el crimen de Isabel Beatriz Gattari (48), quien falleció cuando atravesaba la etapa del post operatorio luego de una intervención médico donde los protocolos brillaron por su ausencia. Pero en ese juicio lo condenaron a 4 años de cárcel bajo la figura de homicidio culposo -un hecho negligente-.

La fiscal de Homicidios Claudia Ríos apeló el fallo y logró que la Suprema Corte de Justicia cambie la calificación a homicidio simple con dolo eventual -de 8 a 25 años de pena-. Es decir que el médico sabía que al momento de operar lo estaba haciendo sin las condiciones necesarias, conociendo el peligro letal para la víctima y de igual forma continuó con su accionar.

►TE PUEDE INTERESAR: Pidieron 18 años de prisión para el cirujano estético Carlos Arzuza por la muerte de una paciente

Bajo esa nueva figura, la causa volvió a un Tribunal de primera instancia integrado por los jueces Laura Guajardo, Mateo Bermejo y Belén Renna, quienes el lunes pasado condenaron a Carlos Arzuza a 10 años de cárcel.

La pena se unificó en un total de 11 años de prisión ya que el cirujano tenía una condena anterior a 4 años y medio de cárcel por la muerte del empresario Roberto del Barco a quien operó en julio de 2013.

Beatriz Gattari.jpg
Beatriz Gatarri murió tras haber sido operada por el cirujano Carlos Arzuza.

Beatriz Gatarri murió tras haber sido operada por el cirujano Carlos Arzuza.

Mala praxis en el caso Carlos Arzuza

Carlos Arzuza era un cirujano plástico que atendía y operaba en una clínica ubicada en calle Alem al 388, a metros del Hospital Central. El lugar no tenía la habilitación correspondiente, pero ese dato surgió después de diciembre de 2016. El segundo día de ese mes, su paciente Betty Gattari llegó a la propiedad para someterse a una liposucción lumbar, una demolipectomía y una colocación de implantes glúteo.

A las pocas horas fue dada de alta y volvió a su domicilio ubicado en calle Urquiza de Guaymallén. Su estado de salud comenzó a desmejorar, principalmente con fuertes dolores. Arzuza la visitó cinco días después de la operación para suministrarle analgésicos. Pero minutos después, la mujer falleció a causa de un trombo embolismo pulmonar.

Dos días después del fallecimiento, la fiscal Ríos lideró un allanamiento en la clínica clandestina. Se encontró con una escena bizarra: Arzuza se estaba sometiendo a sí mismo a una operación para suturar algunas heridas tras un alargamiento de pene. En el lugar también estaba su pareja, Laura Dutta, quien también terminaría imputada pero terminó absuelta en el juicio. Ambos estaban drogados aparentemente con opio. El lugar denostaba las malas condiciones. Hasta habían unas empanadas dentro del horno que se utiliza para esterilizar los insturmentos quirúrgicos.

► TE PUEDE INTERESAR: Quién es el médico mendocino que quedó preso por una liposucción fatal

Arzuza también fue juzgado y condenado por la muerte de Roberto Del Barco, un empresario que el 15 de julio de 2013 se sometió a una liposucción en la Clínica Excéllar pero murió cuando le pusieron la anestesia sin la presencia de algún anestesista.

Temas relacionados: