Todas negativas fueron las que recibió la esposa del Chacal de la Cuarta Sección en la tarde del jueves. Por segunda vez un juez confirmó que Norma Ortubia seguirá alojada en el penal y que los delitos que presuntamente cometió contra su hija no han prescripto, pese al paso del tiempo.

El juez Mateo Bermejo ratificó las decisiones de su colega de primera instancia, Juan Manuel Pina: confirmó la prisión preventiva de la mujer por el abuso sexual en Ciudad, le negó la posibilidad de un arresto domiciliario y también rechazó que los delitos hayan prescripto.

Te puede interesar...

Estos últimos dos puntos habían sido solicitados por el abogado defensor Carlos Benavídez, quien mediante mecanismos legales considera que las acusaciones están vencidas ya que pasaron más de 20 años de los presuntos hechos sexuales.

Sin embargo, el juez coincidió con el fiscal Gustavo Stroppiana y los abogados de Cecilia Lucero -Cristian Vaira Leyton y Agustín Magdalena- en que los delitos fueron cometidos bajo modalidad continuada. Esto hace que la causa por abuso sexual en Ciudad no prescriba y en la práctica implica que Norma Ortubia cooperó con los abusos que cometió el Chacal de la Cuarta Sección desde el año 1980, cuando la víctima tenía 7 años, hasta que se radicó la denuncia en enero de 2009.

Abuso sexual en Ciudad

En mayo de 2009, Armando Lucero fue detenido. Estaba acusado de abusar sexualmente a su hija durante más de 20 años. Comenzó cuando la víctima tenía 7 años y a los 15 quedó embarazada por primera vez. Producto de las violaciones, la mujer tuvo siete hijos. Un estudio de ADN dado a conocer el 28 de mayo de ese año confirmó todas las sospechas. Y el hombre quedó imputado del delito de "abuso sexual agravado por el vínculo, reiterado y sistemático en número indeterminado de hechos".

Antes de ser juzgado por el caso de abuso sexual en Ciudad, el Chacal de la Cuarta Sección murió un año después. Mientras estaba detenido, debió ser internado en el Hospital Central por una afección respiratoria, donde falleció el 5 mayo de 2010. "Había pasado a terapia intensiva y el deceso fue por un paro cardiorrespiratorio, por una afección pulmonar crónica, debido a que era un fumador empedernido y a que tenía una herida de arma blanca de hace 30 años", se informó en su momento desde el Servicio Penitenciario.

Una década después, luego de una ampliación de la denuncia por parte de la víctima, Norma Ortubia fue detenida el 7 de julio pasado. La pesquisa sostiene que dejaba a su hija sola con el abusador, que tergiversó los datos filiatorios de los siete hijos de Cecilia Lucero y que incluso la trató de “puta” y de que provocaba al agresor.