Diario Uno > Judiciales > caso Aliaga

Caso Aliaga: vuelve la discusión sobre homicidio o secuestro

La defensa del principal sospechoso quiere volver a discutir si el caso Aliaga debe continuarse investigando en la Justicia Federal o en la provincial

Pese a que recibió un cachetazo judicial, no se queda de brazos cruzados. La defensa de cuatro de los cinco detenidos por el caso Aliaga quiere volver a discutir si la competencia de la causa es federal o provincial. Se viene una semana importante en el expediente.

Este martes, los abogados defensores del clan familiar que está imputado -Diego Barrera (50), Bibiana Sacolle, Gastón y Lucas Curi- presentaron un escrito reiterando su posición de que la causa debe pasar a investigarse como un homicidio en el ámbito provincial.

Te puede interesar...

En caso de que el recurso sea aceptado, será la Cámara Nacional de Casación la que resuelva el punto que en Mendoza ya fue rechazado por la Cámara Federal de Apelaciones.

Bibian Sacolle, Diego Barrera 1.jpg

Se trata de una resolución importante ya que si el expediente deja de investigarse como un secuestro extorsivo seguido de muerte y pasa a la Unidad Fiscal de Homicidios, los abogados de los cinco imputados podrían "jugar" con la nueva calificación del delito -¿homicidio simple?, ¿homicidio agravado?, ¿encubrimiento?- y además se podría avanzar a paso firme en una segunda investigación que hasta ahora parece estar paralizada: ¿Diego Aliaga coimeaba a jueces federales?

Esta semana también habrá novedades respecto al quinto sospechoso, Yamil Rosales. Es que la defensa del empleado del clan familiar también insistirá en otro punto: conseguir que salga del penal. Además, es probable que se efectúe su primera declaración desde que fue detenido y brinde detalles sobre cómo ayudó a esconder el cadáver de Diego Aliaga.

Yamil Rosales.jpg

Caso Aliaga

El 28 de julio pasado, Diego Aliaga salió de su casa ubicada en el barrio Palmares a bordo de una camioneta que le había prestado un vecino. Según los datos que recabaron los pesquisas, el hombre se iba a reunir con su socio Diego Barrera en una propiedad ubicada en Rodeo de la Cruz pero nunca volvió. Al día siguiente, Gonzalo, hermano de Diego Aliaga, recibe un llamado extorsivo en la que le pidieron un millón de dólares como rescate pero los supuestos secuestradores nunca volvieron a llamar.

Con el avance del caso Aliaga las pruebas apuntaron contra Barrera, su pareja Bibiana Sacolle, sus hijos Lucas y Gastón Curi, y un empleado de la familia, Yamil Rosales.