Diario Uno > Judiciales > Arancibia

Arancibia tiene ataques de pánico y no le sacan la vista de encima

El imputado por el femicidio de Florencia sigue aislado y un penitenciario está en permanente contacto visual con él. Arancibia está medicado

Luego de haber pasado menos de 24 horas en el Hospital El Sauce, Pablo Arancibia (33) regresó al penal Boulogne Sur Mer, de Capital, donde permanece encerrado en una celda solo y bajo estricto control penitenciario, quienes deben tener contacto visual con él permanentemente. Sufre ataques de pánico y está medicado.

Arancibia tiene trastornos de ansiedad, lo que deriva en ataques de pánico con agorafobia, y está medicado con clonazepam y paroxetina.

Te puede interesar...

En la tarde del domingo Arancibia tuvo que ser llevado al neuropsiquiátrico debido a una descompensación con ataques de pánico. Fue como consecuencia de no haber tomado su medicación psiquiátrica desde el día de su detención, el martes de la semana pasada.

Su paso por El Sauce fue breve. Se lo compensó y en la tarde del lunes estaba de regreso en el penal Boulogne Sur Mer, en el sector de admisión, donde permanece aislado del resto de la población carcelaria, pero bajo el estricto control penitenciario, quienes deben tener contacto visual con el imputado todo el día.

A partir de ahora, y como una medida única y extraordinaria, los penitenciarios registran en video cuando le entregan la medicación a Arancibia y se la toma, para dejar constancia y garantizar que la recibe.

Pablo Arancibia fue capturado el martes de la semana pasada junto a su novia Micaela Méndez (27), en su casa de Maipú. El jueves fueron imputados por el femicidio de Florencia Romano y ese mismo día encontraron el cuerpo de la adolescente envuelto en mantas en una acequia de calle Alsina casi Maza.

Ella fue trasladada al penal de mujeres Almafuerte II, mientras que él estuvo unas horas en el nuevo polo judicial frente al penal San Felipe, y el viernes fue levado a Boulogne Sur Mer.

Allí fue cuando contaba con total seguridad que su pareja, Micaela Méndez, fue quien mató a Florencia Romano cuando él había salido a comprar una gaseosa para el fernet. Pero esta versión quedó solo dentro de las paredes del penal, ya que hasta el momento Arancibia no declaró en la causa.

En la tarde de este martes, Micaela Méndez recuperó su libertad debido a testimonios y fotos que la ubican en otro lugar el día del crimen de Florencia, más precisamente en Las Heras. De todas formas continúa imputada por el femicidio, aunque esto puede cambiar en los próximos días.