A mediados de enero, cuando tenía 23 años, Roberto Acuachi Cisneros probablemente no se imaginó que iba a caer preso y podría volver a la calle cuando tuviera cerca de 40 años. La investigación por el accidente en Guaymallén que se cobró la vida de dos mujeres, ocurrido con alcohol al volante, está cerca del punto final.

El 5 de octubre pasado comenzó el juicio contra el joven. Testimonios, evidencias científicas y demás se fueron mostrando en el debate que tiene su eje en la calificación legal del hecho -sería imposible poner en duda que Aucachi era el conductor que atropelló a Gabriela Riquelme (21) y Aimara Tejada (3)-.

Te puede interesar...

Este viernes se realizó la etapa de alegatos, donde el fiscal de Tránsito Fernando Giunta lanzó su dardo: pidió una condena a 16 años de prisión y 10 años de inhabilitación para conducir. El magistrado es un fervoroso defensor de la calificación de homicidio simple con dolo eventual, y así lo sostuvo en su exposición.

Giunta consideró que el hecho de Roberto Aucachi circulara alcoholizado, con las luces apagadas y luego intentara fugarse -sostiene que amenazó a un motociclista que lo detuvo- prueba que tenía pleno conocimiento de que su accionar podía causar el accidente en Guaymallén.

El abogado defensor de Roberto Aucachi, Diego Rozzi, habló de responsabilidad de las víctimas fatales ya que caminaban por el asfalto y por eso pidió el sobreseimiento. Como segunda opción, planteó una condena pero por otro delito: homicidio culposo agravado por conducir con alcohol al volante. La pena mínima es de 3 años de prisión -podría quedar libre-.

Es decir, consideró que el accidente en Guaymallén fue un hecho de negligencia e imprudencia, pero sin la posibilidad de probar que el hombre se representó el desenlace trágico.

La jueza Laura Guajardo tendrá en sus manos el futuro del hombre. Pero no sólo eso, su sentencia será clave para inclinar la discusión entre ambas calificaciones legales en casos de incidentes viales con alcohol al volante de por medio.

Aimara Tejada tenía 2 años. Foto:Horacio Altamirano

Accidente en Guaymallén

En las últimas horas del 14 de enero de 2019, una camioneta Nissan Frontier atropelló a un contingente de 5 mujeres que caminaba a la vera de la lateral norte del Acceso Este, a metros del cruce con Tirasso. Gabriela Riquelme y la pequeña Aimara Tejada murieron en el lugar. El conductor intentó escapar del lugar. Terminó siendo encerrado por un policía retirado que circulaba en moto, a quien le dijo "dejame o te mato, yo también tengo familia". Roberto Aucachi quedó detenido y se probó que tenía 1,81 gramos de alcohol en sangre -más del triple de lo permitido-.