Diario Uno Judiciales Daiana Aballay
A dos meses y medio del hecho

Acorralado por las pruebas, el femicida de Daiana Aballay recibió perpetua

Sebastián Salomón (20) admitió haber cometido el crimen en Las Heras y fue condenado a la máxima pena en un juicio abreviado

Sebastián David Salomón (20) hizo un pacto con la Fiscalía en el cual no ganó nada. Es que, rodeado por las pruebas, era cuestión de tiempo para que sea condenado por el femicidio de Daiana Aballay (24), ocurrido hace menos de tres meses. Finalmente este jueves decidió admitir haber cometido el crimen en Las Heras y fue penado a prisión perpetua.

Homicidio agravado por violencia de género y abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de armas. Estos fueron los delitos que el joven de 20 años asumió la responsabilidad de todos los hechos en un juicio abreviado. Generalmente, cuando ocurre esto, los sospechosos obtienen una rebaja en la pena. Pero en este caso la única opción era la prisión perpetua y así falló la jueza Patricia Alonso.

Seguir leyendo

Daiana Aballay.jpg
La víctima del crimen en Las Heras.

La víctima del crimen en Las Heras.

Salomón había sido detenido en horas de la siesta del 18 de abril pasado, minutos después de haber cometido el femicidio. Varios testigos lo señalaron como el autor del crimen de Daiana Aballay en el barrio Estación Espejo e incluso él mismo se lo confesó al personal policial al momento de ser capturado.

Minutos antes había ingresado al domicilio donde estaba la joven con su hijo de 5 años. Comenzó a abusarla sexualmente y la atacó brutalmente con un machete -el arma homicida también fue encontrada-. El pequeño escapó de lugar y comenzó a pedir auxilio. Daiana Aballay logró salir del domicilio pero cayó desvanecida a los pocos metros. Horas después, murió en el Hospital Central.

daiana aballay 3.jpg
La víctima del femicidio tenía un hijo de 5 años.

La víctima del femicidio tenía un hijo de 5 años.

La única duda que surgió a lo largo de la investigación fue la salud mental del sospechoso, debido a las características del ataque y a que tenía algunos antecedentes psiquiátricos. Sin embargo, los informes arrojaron que era imputable -comprendía la criminalidad del acto que cometió- y esa fue la gota que hoy rebalsó en su condena.