Doscientos setenta y dos mendocinos ya cumplieron un rol que antiguamente solo podían ver, a través de las películas o las notas periodísticas de otros países, cómo lo ejercían otros ciudadanos comunes: ser parte de un jurado popular en un juicio criminal.

Mujeres y varones por igual, de diferentes edades, ocupaciones y domicilios, esos mendocinos participaron de diecisiete juicios por jurado popular realizados en Mendoza desde 2019 y hasta fines de marzo, cuando una pareja fue declarada culpable y condenada por el asesinato del sodero Juan Rivera.

Te puede interesar...

La puesta en marcha del sistema de juicio por jurado popular en la provincia saldó una vieja deuda dirigencial con la sociedad: darle al ciudadano común sin conocimiento alguno del Derecho Penal la posibilidad de ser parte activa del proceso y administrar justicia siendo totalmente ajeno al caso que se ventile.

A la vez significó un fuerte llamamiento al compromiso social. Máxime cuando no todos están dispuestos a aceptar el desafío y participar.

Así, cada año, el Poder Judicial sortea en las instalaciones del Instituto de Juegos y Casinos de Mendoza las terminaciones de número de DNI de los ciudadanos que que quedarán en condiciones de ser convocados para los juicios del año en curso.

Es bueno recordar que por haberse realizado en 2020 menos debates que los proyectados inicialmente con motivo de la pandemia, la Corte decidió que los DNI sorteados para el año pasado también estarán vigentes en 2021.

Lo que viene

Para el lunes 19 de abril se ha previsto en Tunuyán el comienzo del juicio por jurado popular por el crimen de la empresaria Norma Carleti.

Tal y como estipula la ley de juicio por jurado, ese día deberán presentarse las 96 personas que ya han sido preseleccionadas para integrar el jurado.

Comenzará entonces una audiencia de recusaciones y excusaciones y muchos quedarán en el camino por decisión y voluntad propia y/o de los abogados de los acusados Leonardo Hisa y los Guerrero y/o de la querella en nombre de los Carleti.

Así deberá llegarse al lote de 16 jurados que tomarán decisiones: 12 titulares y 4 suplentes.

Todos estarán atentos a lo que se haga y diga en la sala de debates. A los testigos. A lo que expresen el fiscal y los abogados. Al comportamiento de los acusados.

Los suplentes deben estar al corriente por si en algún momento deben reemplazar a alguno de los titulares y quedarse hasta el final. Hasta el momento de la deliberación. Hasta la hora de decidir si los juzgados son inocentes o culpables.

Hasta ahora

La participación ciudadana también ha sido promovida por el Poder Judicial mediante la televisación de los tramos más importantes de los juicios por jurado popular.

De hecho, dieciséis debates fueron transmitidos por el canal oficial en Youtube del SIJUM, donde pueden revisitarse algunas instancias de algunos procesos. Es decir, al alcance de todos.

Otra forma de difusión de lo que sucede dentro de la sala de debates, pero siempre preservando el anonimato del jurado, es el trabajo del ilustrador Damián Pérez Santos, que llevó a sus hojas algunas imágenes y vivencias ocurridas en el juicio por jurado popular por el crimen de un verdulero.

OJOS.jpg
La mirada del condenado Marcos Ezequiel Salas Cracco fue uno de los elementos más atractivos para la sensibilidad del ilustrador Pérez Santos.

La mirada del condenado Marcos Ezequiel Salas Cracco fue uno de los elementos más atractivos para la sensibilidad del ilustrador Pérez Santos.