Espectaculos Domingo, 6 de mayo de 2018

Una nueva versión de Hamlet llega al Independencia

Dirigida por Alejandro Conte, la obra Hamlet la maldición de ser... se presentará en la sala mayor de los mendocinos el próximo jueves a las 21.30.

Los clásicos nunca pasan de moda y nadie más clásico y eterno que William Shakespeare. Por eso el director Alejandro Conte presentará junto con un gran equipo la obra Hamlet la maldición de ser..., una versión libre de la tragedia shekespereana este jueves 10 de mayo a las 21.30 en el teatro Independencia.

La obra producto del profundo anhelo del director y actor mendocino de llevar a escena el texto del dramaturgo isabelino es una ambiciosa producción donde la música original y el lenguaje audiovisual cobran especial protagonismo y se destacan los más pintorescos elementos del teatro shakespereano.

Se trata de un Hamlet que acciona y toda la obra es muy dinámica. En este trabajo ponemos foco en las pasiones humanas: el abuso de poder y la traición. En un momento político como el que vivimos, en donde todos se traicionan por poder, la pieza logra total actualidad, expone Conte.

A días de su vuelta y tras casi un año de preparación y producción de esta nueva versión, Diario UNO diálogo con el director Alejandro Conte sobre este nuevo Hamlet, el abuso de poder en la obra y en el mundo, la política y el teatro en entrevista cargada de actualidad.

-¿En qué sentido lo que pasa en Hamlet también se da hoy en día?

-Como muchos otros clásicos Shakespeare tiene una actualidad sorprendente. En este caso la ambición de poder que está tan presente hoy con todo lo que está pasando en el mundo como la presidencia de Trump o la situación de China, ambos con un deseo incontrolable de poder y con el gran costo que ello conlleva, dado que si alguno de dos aprieta un botón es el fin del mundo, se ve reflejada en esta obra. En cierta manera esa ambición de poder que en Hamlet se ve con su padrastro y su tío, que mata a su propio hermano para llegar al trono y todo lo que sucede a partir de ello. El título Hamlet la maldición de ser... muestra en esta situación a un Hamlet que está maldito por todo lo que le sucede: su madre se casa con su tío, el padre le avisa que su nuevo padrastro fue quien lo mató y todas situaciones tremendas que si uno las ve a la distancia parecen un culebrón. Lo que las diferencia es lo bien escrita que está. Todas las pasiones humanas que se desatan desde lo psicológico en Hamlet, ese casi complejo de Edipo con la madre, la presencia fuerte de los amigos que se van enterando de todo lo que va sucediendo siendo sus confidentes, el descubrir y revelar cómo fue la muerte de su padre a través de una puesta teatral que hoy por hoy los políticos usan mucho, todo esto también pasa en la actualidad.

-¿En qué ámbitos se da este abuso de poder?

-La obra tiene mucho cruce con cosas cotidianas que a veces no nos damos cuenta y a veces sí de lo que está sucediendo. Ese día a día marcado por la desigualdad y la ambición, ese abuso de poder que uno ve en todos lados y que no pertenece solo a los políticos porque depende de en qué lugar se ponga cada uno y que tanta impunidad sienta que tenga. Por ejemplo un director de escuela puede abusar de poder, o lo que pasó en Independiente con los menores, el abuso tiene que ver con el sentirse superior para ejecutar un morbo, un delirio propio. Ese abuso que vemos en Hamlet está muy presente hoy por hoy.

-¿Quién sería el Hamlet de la vida real?

-El mejor Hamlet es el pueblo, porque le pasa exactamente lo mismo. Si uno lee la historia Hamlet se queda siempre en la inacción. Todo lo anuncia y dice ahora voy a hacer esto o aquello y se lo comunica a los amigos pero es muy poco lo que ejecuta. Las cosas le van sucediendo por una sucesión de hechos desafortunados no porque él lo elige. Él elige la venganza desde un lugar raro, decide poner a los actores para que representen lo que sucedió en vez de ir al padrastro y decirle vos mataste a mi papá. Hamlet siempre va por terceros o con excusas externas. En el día a día uno escucha a la gente diciendo por qué me pasa esto o aquello pero no acciona. Y no hablo solo de nuestro país sino del pueblo en general, siento que la gente está dormida. Hay un Trump que hace lo que quiere porque su país está dormido, China hace lo que quiere porque el pueblo está subyugado. Hay una sordera de muchas partes. Hamlet nos representa a nosotros con nosotros mismos, con los dirigentes sindicalistas, es como un culebrón que está sucediendo que no tiene salida que no encontramos la forma de ordenarnos y eso pasa en Hamlet.

-¿A través de esta obra querés generar un despertar en la gente, que deje de estar dormida ante esta situación?

-En este caso no creo, porque no es un teatro político con una bajada de línea particular. Lo que sí puede pasar es que el público haga una analogía, que pueda visualizar como las cosas no han cambiado en nada desde 1600. El mundo sigue igual, las traiciones, los abusos, las peleas, las mentiras existen desde el comiendo de la vida. Lo cierto es que no creo que podamos modificar su accionar. Además el teatro para la audiencia es entretenimiento, más allá del tema, la gente lo ve más como un espectáculo entonces le cuesta absorberlo como una enseñanza. Las cosas van a cambiar cuando despertemos. Hoy por ejemplo hay una visibilidad de la violencia de genero, incluso hay una ley y, sin embargo , sigue existiendo. Creo que en algún momento el teatro fue ideológico y conceptual y colaboraba pero ahora ya no.

¿Qué pensaría Shakespeare sobre la obra?

"Si Shakespeare ve nuestra composición creo que se revolcaría en la tumba (risas). Yo creo que teniendo en cuanta los ritmos y tiempos actuales diría que gracias por cortarla y dejar lo fundamental de la historia. Además estaría feliz de la presencia de ciertos aspectos del teatro shakespereano, como el telón pintado, que no solo sigue vigente sino que lo reformulamos dándole más profundidad; el vestuario de época es realmente asombroso,así como la escenografía. Pero más que nada creo que estaría agradecido, a pesar de las mil versiones que ya existen, de mantener viva su obra, de hacer que su literatura siga vigente aunque pase el tiempo".

Cuándo: jueves 10/05, a las 21.30

Dónde: teatro Independencia(Chile y Espejo, Mendoza capital)

Entradas: $150

Más noticias