“Un cráneo”, dirigida y guionada por el mendocino Mariano Cócolo, comenzará a verse este viernes en el 36° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, edición que tendrá el cierre de ceremonia y entrega de premios el sábado.

El corto se proyectará el viernes 26 a las 11 y a las 17; y el sábado 27 a las 11, todos en sala. En tanto que el viernes, sábado y domingo también se reproducirá de manera online (el estreno es a las 21 de la primera fecha y el link tiene vigencia durante 72 horas).

Para Cócolo será la segunda vez que participa del Festival Cine de Mar del Plata –la vez anterior fue en 2016-.

“Un cráneo, dos personas, una pregunta: ¿de quién es el cráneo?”, es la pequeña sinopsis.

Embed

Sobre el cortometraje, Mariano Cócolo comentó: “Es la posibilidad de juntar a dos personas de lugares muy diferentes en todo sentido. Creo que uno es por lo que es y también es por lo que ven los demás. De alguna manera este cráneo une a estas dos personas y las pone en igualdad de condiciones en la selva y desnudos, para que la pregunta sea, ‘¿de quién es este cráneo?’”.

Y añadió: “Es el estado más natural de estos dos jóvenes tratando de no hacer nada y solamente ser, la cámara los observa. Lo más interesante de dirigirlo fue cruzar ese estado de la ficción y la actuación poniéndolos a los dos en una situación natural y honesta”.

Un-craneo-de-Mariano-Cocolo2.jpg

“Es sin preguntarse el por qué, es naturalizar los momentos que quizás acartonamos por miedos y cuestiones que traemos del pasado que intentamos romper para que no prevalezcan en el tiempo”, cerró el director sobre el cortometraje que estará en la categoría ‘Competencia Argentina de Cortos’.

“Un cráneo” se filmó en 2020 en Iquitos, Perú, en el marco del Kinomada.

Un-craneo-de-Mariano-Cocolo1.jpg

- ¿Cómo te enteraste que el corto había quedado seleccionado?

Viajé hace poco a México para grabar una película en 16 milímetros, me llamó Carlos García, un amigo mexicano que fue quien hizo la voz en off, productor y asistente de dirección en ‘El cráneo’. Fui a México para grabar un film de un director estadounidense llamado Kerry Mondragon.

En medio de la selva me enteré, por los medios oficiales del Festival, que el corto había quedado seleccionado en la competencia argentina.

Fue muy loco porque la primera vez que me enteré fue en el barrio Bancario, lugar donde crecí y ahora la segunda, después de cinco años, me entero rodando una peli en México.

Así me enteré y lo festejé allá. Lo celebré con Carlitos, lo brindé con gente que había participado del corto. Es re loco, pensar que él es de México y yo, de Argentina, y recibir la noticia estando juntos fue maravilloso.

Hubo otro detalle muy particular, la postproducción de color del corto estaba en manos de We Make Color, que es la empresa de Felipe Martínez, y cuando me entero él estaba en México, así que nos juntamos a realizar la postproducción. Todo cerró, todo se dio de una manera muy linda.

- ¿Cómo fue tu experiencia en el Kinomada?

Kinomada es una experiencia increíble, no me alcanzan las palabras. Me entregué y me abrí a la experiencia. Yo ya había participado de algo similar en un ‘chacal’ en Chile, es lo mismo, pero más corto. Se filma en 48 horas con gente de todo el mundo, ahí conocí a Carlitos García, quién me invitó a postularme al Kinomada y luego quedé seleccionado.

Fueron diez días en Iquito, Perú, que es la amazonía peruana. Un lugar muy particular con una energía ancestral y natural que no tiene comparación. Ese sitio es dónde se filmó Fitzcarraldo de Werner Herzog. La ciudad tiene este dato cinematográfico que se respira, hay mucha gente que hace cine motivados por lo que dejó esa película hecha en 1982.

Fue todo muy rápido y vertiginoso, colaboré en muchos proyectos, fue una gran aventura muy recomendable para todos. La posibilidad de viajar, sea lo que sea y hagas lo que hagas te permite abrir tu horizonte, conocés gente que está en la misma búsqueda y cuando se genera una sinergia y hay buena onda, creo que pasan cosas maravillosas.

Por ejemplo, el director de fotografía de ‘Un cráneo’, Mathieu Huard, no habla castellano y yo, no hablo francés, y filmamos el corto prácticamente sin hablar, solamente buscando los encuadres entendiéndonos con los gestos, así y todo, hicimos algo muy bonito gracias a todo el equipo que se juntó por una locura: la necesidad de hacer cine.

¿Qué es Kinomada?

Kinomada es una organización sin fines de lucro fundada en 2009, que trabaja en la producción, creación y distribución de cortometrajes internacionales.

Aunque tiene su sede en Quebec, Canadá, Kinomada es un proyecto nómada: su equipo viaja por todo el mundo para organizar laboratorios de creación de cortometrajes. Durante una semana se dan cita artistas y artesanos del cine y el vídeo de diversas procedencias: deben afrontar el reto de realizar cortometrajes dentro de este plazo, ayudándose unos a otros.

La organización ha producido más de 500 películas en 23 paradas en todo el mundo. Entre estas películas, hay más de 500 selecciones en varios festivales y ganando cerca de 50 premios y menciones.

Temas relacionados: