Espectaculos Sábado, 21 de abril de 2018

Sutottos y una obra que te hará pensar

El dúo humorístico compuesto por Andrés Camino y Gabriel Sztryk llega a Mendoza para presentar su exitosa obra Inestable.

Algo tan sencillo como una puerta mal cerrada o la humedad en una pared son puntos de partida que conducen a la neurosis y que terminan atrapándonos en nuestros propios temores. Esta situación, así como el sinfín de miedos, fobias y temores que todos tenemos, son llevados al teatro de la forma más divertida en Inestable, la obra de Andrés Camino y Gabriel Sztryk.

Más conocidos como Los Sutottos, estos actores traen a la provincia este original espectáculo que toma como eje el miedo y sus derivados; paranoias, fobias, obsesiones y ansiedades en una sucesión de estados de ánimo que nos hace confundir los límites entre lo real y lo irreal.

Dicha obra se estrenó en la Bienal Arte Joven 2015, consagrando al dúo que durante más de una década de trabajo y siete espectáculos estrenados ha delineado una impronta personal en su modo de hacer humor e incluso triunfó a nivel internacional en países como España, México y Uruguay.

Inestable se presentará el jueves 26 de abril, a las 22, en el teatro Selectro de Mendoza capital; el viernes 27, en el mismo horario, en el Imperial de Maipú, y el sábado 28, también a las 22, en el Roma de San Rafael. Los socios de Club UNO La Nación pueden disfrutar de la promoción de 2x1 en los tickets.

Entre risas y chistes dialogamos con Andrés Camino para conocer más acerca de este dúo, el humor y todo lo que hay que saber sobre Inestable.

-¿Qué podes adelantarnos sobre la obra?

-Inestable es una comedia que habla de los miedos. Es una hora y diez en la que aparecen todos los miedos juntos vividos por nuestros personajes Cesar y León. La obra transcurre un sábado a la noche en la que los protagonistas tienen o sienten la presión social de salir, de disfrutar del fin de semana pero no pueden porque tienen miedo de salir a la calle, al aire, básicamente a todo. Y a partir de ahí vemos que van a perdiendo todas las ansiedades, las fobias, y los espectadores van viendo cómo lo van viviendo. Además son dos tipos muy hipocondríacos y encima se van dando manija uno al otro.

-Llevan más de tres años presentando esta obra, con más de 3.000 espectadores y ahora están por comenzar su cuarta temporada. ¿Por qué la gente sigue eligiendo Inestable?

-Sucede algo con relación a los miedos. Se produce como una especie de catarsis cuando la gente viene. El público se ve reflejado o ve reflejado a un amigo o un pariente y de alguna forma se siente identificado con lo que están viviendo los personajes. Es muy interesante lo que sucede en ese sentido. Los miedos están enquistados, cuanto uno menos los habla más grandes se hacen y parecen más peligrosos de lo que son. Después nos damos cuenta de que si empezamos a hablarlos al final no eran tan graves como parecían o, en el caso de que sí lo fueran qué mejor forma de llevarlos que compartirlos. Lo cierto es que los miedos son algo que todos tenemos y nos atraviesan la vida.

-¿Y cuál es el mayor miedo de Sutottos?

-Tenemos un montón. Nosotros siempre nos reímos y de hecho la obra muestra un poco de esto que los actores o, al menos en nuestro caso, tenemos miedo de actuar, de salir a escena, siempre antes de comenzar la obra nos agarra pánico escénico y sin embargo lo seguimos haciendo. Es decir, a pesar de que nos genera miedo seguimos actuando todos los días. De eso también habla la obra, de lo contradictorio que son los temores. Hay algunos que incluso dan placer, que tienen una especie de melancolía que nos gusta. Por ejemplo si uno se pelea con su novia sabe que se va a poner mal, que va a estar triste y, a pesar de eso, prepara todo un contexto para llorar un rato. De alguna forma podría decirse que somos medios masoquistas y estas contradicciones son las que desarrollamos en la obra.

-¿Dirías que tienen una marca registrada en la forma de hacer humor?

-Nosotros siempre hacemos comedias, somos un dúo desde hace casi 15 años y con el tiempo hemos ido construyendo y reforzando una identidad de grupo, un lenguaje propio, un humor hecho a nuestra manera. Crecimos haciendo las obras y en ellas se ve cómo fue cambiando nuestra visión del mundo . Hoy creo que nuestro sello es hacer humor popular pero sin que sea chabacano, que realmente pueda disfrutarlo todo el mundo y que no por eso pierda la calidad.

-¿Cambió algo después de tantos años trabajando juntos?

-Empezamos a trabajar en el 2015 haciendo sketches y de a poco se fueron transformando en obras más profesionales. Hoy ya llevamos más de siete espectáculos y si bien tenemos nuestras diferencias, lo importante es que seguimos coincidiendo en la necesidad de crear obras. En nuestros inicios nunca nos imaginamos tanto éxito como el que estamos teniendo con Inestable, que incluso fue un suceso a nivel internacional. Nosotros disfrutamos mucho escribiendo, haciendo las obras y por supuesto que es una alegría cuando van bien pero mas allá de todo eso, de los viajes y del reconocimiento seguiríamos haciendo lo que hacemos porque el teatro es lo que nos gusta y nos da felicidad.

-Describime el humor que hace Sutottos en tres palabras...

-Humor popular de calidad.