"Lo que más te impacta es que te identificás con algo inimaginable"

Lali Espósito, en su primer protagónico en una película dramática.

Un día de calor en Buenos Aires nos encuentra ingresando a los estudios de Warner, en calle Tucumán cerca de Corrientes, en pleno microcentro porteño. La excusa para el viaje es observar el nuevo filme Acusada, con muchas expectativas para ver a Mariana Espósito, más conocida como Lali, en un rol fuera de lo que ha sido su participación en programas para adolescentes.

Además del rol protagónico de Lali están con ella Leonardo Sbaraglia, Inés Estévez, Daniel Fanego, Gerardo Romano y un gran elenco, bajo la dirección de Gonzalo Tobal.

Tras poder observar este filme, que llegará a los cines de todo el país el próximo jueves -todavía dentro del mes del cine argentino (hasta el 19 de septiembre) en el que la entrada para los largometrajes nacionales cuesta 50% de domingos a viernes- nos dirigimos rumbo al hotel Intercontinental.

Tan solo a dos cuadras de avenida 9 de Julio, subimos hasta el piso 17 del hotel cinco estrellas en donde Lali brindará una entrevista exclusiva a Escenario.

Con muy buena onda, la misma con la que se la ve en cualquier entrevista con la prensa, y un look descontracturado, Lali comenzó a charlar sobre su primer protagónico en un rol dramático de su carrera.

Claro es que la joven de 26 años empezó su carrera de muy chica, tan solo tenía siete años cuando hizo su primera participación en televisión, en el programa Caramelito.

Sin embargo, unos años después, en el 2004, y tras participar en Rincón de Luz, se sumerge en la piel de Roberta para ser parte de la exitosa tira infantil Floricienta.

Con un futuro prominente por su talento para actuar y sus primeros pasos en el baile y en el canto, interpretó a Mar en Casi Ángeles. Este papel fue el que la llevó a ser uno de los personajes más queridos por los niños y adolescentes.

Con tan solo 16 años, interpretaba a esta joven que vivía en un orfanato junto con otros compañeros con los que iba creando distintas relaciones. Entre esos adolescentes estaban Peter Lanzani, la China Suárez, Tacho Riera y Gastón Dalmau.

Estos cuatro adolescentes, junto con Lali, formaron el grupo Teen Angels, con el que se presentaron con shows en todas partes del mundo. Desde Argentina hasta España e Israel bailaban y cantaban a la par de este grupo creado por y con las bases de la productora, directora y una de las mayores ideólogas de tiras juveniles Cris Morena.

Tras un largo camino en esa etapa, Lali decidió cambiar su rumbo y mostrar sus dotes actorales en otra trama como es Acusada.

Su papel es Dolores Dreier, una joven estudiante con una vida normal hasta que su mejor amiga es brutalmente asesinada. Dos años después, ella es la única acusada por el crimen en un caso de gran exposición mediática que la ha puesto en el centro de la escena: todo el mundo tiene una opinión acerca de su inocencia o culpabilidad. Dolores se prepara para el juicio aislada en su casa, mientras la familia Dreier funciona como un equipo dispuesto a todo para defender a su hija. Pero a medida que el proceso avanza y la presión aumenta, los secretos y la sospecha aparecen en el seno familiar. Acorralada por la evidencia, ella deberá enfrentarse a sus propias dudas sobre lo que verdaderamente ocurrió.

"Hacer este papel fue un desafío muy grande. Me encanta, me da alegría participar en algo diferente.

Entregarles otro rol a los que me vieron haciendo otra cosa, la posibilidad de hacer otro personaje y de mostrar otra cara. Todo es gracias a Gonzalo (Tobal, el director) que me vio capaz de hacer este personaje", explicó Lali en su charla con Escenario.

Esta joven (Dolores) vive una vida completamente normal hasta que el asesinato de su amiga empieza a desencadenar situaciones muy complicadas y su destino (o no) cambia de rumbo.

La ex teen angel trabajó y preparó el personaje con mucha dedicación ya que es algo muy distinto a lo que ha acostumbrado hacer.

"Me involucré mucho en imaginar cómo creció, dónde creció, en su familia y en sus amigos. Esto lo hice para lograr comprender ciertos estadios emocionales, entonces se investiga al personaje. Después veíamos muchos videos de personas acusadas de homicidio declarando, dando entrevistas para ver cómo se mueven, cómo piensan y hasta los silencios que hacen antes de hablar. Hablamos con psicólogos, con expertos en comunicación no verbal para ver, por ejemplo, qué significa rascarse la nariz o qué gesto hacer y cuál no", explicó Lali sobre la preparación de Dolores.

Este personaje ficticio podría tener alguna similitud con algún caso real. Quizás una semejanza con la sanrafaelina Julieta Silva, condenada a tres años y nueve meses de prisión domiciliaria por atropellar y causar la muerte de su novio, Genaro Fortunato. O también algún parecido con el caso histórico para la Justicia argentina como es el de Nahir Galarza (condenada a prisión perpetua por el asesinato de su novio, Fernando Pastorizzo).

Es que justamente esa similitud se da en que era una persona común que un acto le cambió la vida por completo. En el caso de Galarza, fue encontrada culpable directa, no así el caso de Julieta Silva.

"Dolores Dreier tiene otra historia. No podría actuar pensando en el caso de Nahir o de cualquier otra chica. Ves la historia o sinopsis de la película y enseguida te sentís lejos. Cuando la ves completa lo que más te impacta es eso que tenemos hermanos, padres o hijos y te identificás. Eso pasa con toda la gente que hablo que ha podido verla, y se identifican con algo que no creías poder hacerlo", explicó la actriz.

Esa reacción que se tiene al ver un caso similar por televisión de "a mí no me va a pasar, siempre le pasa a otro" es la que primero sucede. Quizás esa parte del personaje fue el más próximo a Lali y, contrariamente, el sentir esa sensación de haber pasado por algo similar el más alejado.

"Emocionalmente, en cuanto al shock y la depresión que tiene Dolores, es una tecla que uno por suerte no tocó nunca jamás, ni siquiera con alguien cercano. Comprender y poder ponerme en la piel de Dolores fue ver, escuchar, leer y hablar mucho con Gonzalo de qué quería ver. La parte más difícil fue hacer lo neutral. Más allá de estar todo el tiempo con el personaje en el fondo no comprende nada de lo que está pensado", reflexionó Lali.

Acusada llega a los cines con una base muy sólida del cine argentino. Además de haber estado nominada para participar en el Festival de Venecia, llega en el mes del cine argentino y tras una larga lista de producciones nacionales que han tenido muy buena convocatoria.

Además de La quietud, El amor menos pensado o Mi obra maestra, El Ángel fue el más exitoso en cuanto a cantidad de espectadores. El filme dirigido por Luis Ortega también es un policial que trata sobre la vida de Robledo Puch.

El buen desempeño que han tenido las películas de este género -hay que agregar El clan y Perdida- puede deberse a la realidad social del país pero también a la curiosidad que generan.

"No me fanatizo pero me intrigan estos casos. No soy una seguidora pero sí pregunto qué pasó con esto y con aquello. Entiendo lo que nos genera a todos, son centro de conversación en cualquier charla el querer saber lo que no se sabe", contó la actriz en cuanto a su sensación personal al ver este tipo de casos.

Junto con Lali hay un gran elenco que completa el filme. "Es muy groso compartir esto con Sbaraglia, Fanego, Inés; aprendí mucho. Naturalmente al trabajar con ellos, con Leo y Daniel tenía todas las escenas, fueron por demás generosos con todo. Vale recalcar el elenco desde el lado humano. A la hora de trabajar es un placer poder tener tanta confianza y que puedan entrar en la búsqueda del personaje junto conmigo y de ayudarme en algunos aspectos de algunas escenas. Naturalmente casi sin pedir consejo se interesaban en mi trabajo", contó Espósito muy agradecida y entusiasmada.

Quizás al ser una de las personalidades artísticas más famosas en la actualidad la encuentra en un lugar con poca intimidad. Es que su vida privada, aunque no debería serlo también es noticia.

"Todo el tiempo nos pasa que venden con mi imagen. En la prensa de espectáculos hay veces que importa más generar y crear todo el cuento que contar la verdad", reflexionó Lali.

"Si molesta en esas pequeñas cosas de un noviazgo o lo que sea no quiero ni imaginarme cuando quieren vender una imagen de la que depende la culpabilidad, inocencia o imagen de una persona y cómo afecta eso en tus seres queridos. Debe ser una locura", expresó pensando en el caso de Dolores.

Es que justamente en Acusada los medios periodísticos se involucran en el caso y toman posturas que atentan directamente contra Dolores, sospechada de la muerte de su mejor amiga.

El filme se proyectó en el Festival de Venecia, en donde compitió por el León de Oro.

"Viajar a Venecia fue un honor, la verdad estoy muy contenta y copada con esta peli. Es un honor estar y ser parte de esta propuesta", finalizó Lali Espósito en su mano a mano con Escenario.

En esta nota: