Salud

Onicofagia: el peligro de comerse las uñas

Comerse las uñas, técnicamente conocido como onicofagia, es un hábito común que afecta a personas de todas las edades y se corre el riesgo de contraer bacterias

En momentos de estrés, ansiedad o simplemente por un hábito arraigado, muchas personas recurren a morderse las uñas como una forma de aliviar la tensión. Sin embargo, más allá de ser una simple manía, este hábito puede tener consecuencias serias para la salud, como por ejemplo, contraer bacterias.

En España, un hombre llamado Mario Colomina tuvo que someterse a una operación a corazón abierto por comerse las uñas. En un vídeo compartido en redes sociales, explica que contrajo una bacteria por los uñeros de las manos, esta se le filtró por la piel causándole un nido en la válvula mitral de su corazón.

Al comerse las uñas se corre el riesgo de contraer bacterias que afectan a la salud.png

Riesgos de comerse las uñas

  • Infecciones: Las uñas son un caldo de cultivo para gérmenes y bacterias. Al morderse las uñas, se pueden introducir estos microorganismos en la boca, lo que aumenta el riesgo de infecciones bacterianas y fúngicas.
  • Daño dental: Morderse las uñas puede ejercer presión indebida sobre los dientes, lo que puede provocar astillamiento, desgaste e incluso desalineación dental a largo plazo.
  • Problemas digestivos: Ingerir trozos de uñas puede causar problemas digestivos, ya que el cuerpo no puede digerir este material correctamente, lo que puede provocar molestias estomacales e incluso obstrucciones intestinales.
  • Heridas y hemorragias: Morderse las uñas puede provocar heridas en la piel alrededor de estas, lo que aumenta el riesgo de infección y hemorragias, además de ser doloroso y antiestético.
  • Deterioro estético: Además de los riesgos para la salud física, morderse las uñas puede tener consecuencias estéticas, como uñas irregulares, deformadas o con manchas.

Abandonar el hábito de morderse las uñas puede ser un desafío, pero es fundamental para proteger la salud y el bienestar general. Puede parecer inofensivo, pero los riesgos para la salud asociados con este hábito son significativos. Desde infecciones, bacterias y daño dental hasta problemas digestivos y heridas cutáneas, las consecuencias pueden ser graves. Es importante abordar este comportamiento y buscar alternativas saludables para proteger la salud y el bienestar a largo plazo.

►TE PUEDE INTERESAR: 5 manicuras minimalistas para UÑAS CORTAS

Embed - ONICOFAGIA: EL HÁBITO DE COMERSE LAS UÑAS - Telefe Noticias

Temas relacionados: