Malena Villegas es una mendocina de 13 años, y vive en Junín, en el seno de una familia hermosa. Pero a ella la destacan muchas cosas, entre otras, su inteligencia superior, su amor a la lectura, y una impronta donde se mezcla lo maternal con la docencia. En plena pandemia creó un grupo virtual de lectura, donde les lee a sus amigos de varios lugares y países y fomenta la literatura. Su entusiasmo inspira y motiva.

Además la adolescente, que cursa el primer año de la secundaria en la escuela técnica Antonio Arboit, ayuda a conocidos y compañeros de escuela explicando lectura comprensiva. En su casa todos leen y están en la misma sintonía. Vive con su papá Gustavo Villegas, su mamá Yolanda Sadler, y sus dos hermanas, de 15 y 3 años.

Su apoyo logístico es su mamá, y para unirse al equipo de literatos hay que contactarse con Yolanda a su celular: 2634542108, y ella los suma.

►TE PUEDE INTERESAR: Caso de explotación de menores en Las Heras

El grupo de lectura que se reúne en un grupo de Whatsapp crece día a día y ya cuenta con 210 chicos participantes. Como si esto no fuera suficiente, su amor por los libros no se detiene en la lectura de sus páginas, sino que tiene, con la ayuda de su mamá recibe donaciones de libros, los arregla y los dona a distintas entidades, mayoritariamente comedores infantiles. Lleva la idea de alimentar el intelecto y el espíritu, además del estómago.

cartita-malena.jpg

Entrevistada en el programa mediodía de Radio Nihuil, contó este jueves que hace tres meses creó el grupo de lectura para chicos de toda Latinoamérica, incluyendo Ecuador, Colombia y Chile. “Leo todo tipo de textos, yo les quiero hacer conocer todos los que existen: fábulas, recetas, cuentos, rimas, trabalenguas. También escribo ensayos, tengo tres y se los he leído a ellos”, dijo Malena.

"Cuando estoy inspirada se me vienen ideas a la cabeza, y me dan ganas de escribirlas, imprimirlas y mostrárselas a todo el mundo" "Cuando estoy inspirada se me vienen ideas a la cabeza, y me dan ganas de escribirlas, imprimirlas y mostrárselas a todo el mundo"

Un grupo de "lenguas y mentes vivas"

Consultada Malena sobre cuando pone en funcionamiento su espacio literario, contó: "Hago una lectura todas las noches tipo 21 o 21.30. Antes lo hacía a las 22.30, pero lo cambié por el horario de la escuela -tiene que madrugar- y porque de otros países, por diferencia horaria, los chicos se acuestan más temprano".

Para seguir sus proyectos y acciones, tiene una cuenta de Instagram: @lecturaparachicos.

Respecto al nacimiento del "círculo literario virtual", la juninense expresó: "Esta idea en realidad empezó hace mucho. Desde muy chiquitita me gustó leer y me gustaron los libros, y se lanzó cuando empezó la pandemia, donde decidimos hacer un grupo (virtual), porque no podíamos tener otro contacto. Mi mamá me dijo: “Malena, unamos las dos cosas que te gustan: la lectura y los niños, así que armamos este grupo hermoso".

“Anoche entró una señora que es de Chile, pero que vive en China. Le escribió a mi mamá cerca de las cuatro de la mañana, por la diferencia horaria, y tenemos un montón de gente, de Ecuador, de Colombia, una señora de Chile que vive en Suecia”, agregó Male.

Respecto al tipo de lecturas que comparte, detalló: "Leo todo tipo de textos, yo les quiero hacer conocer todos los que existen: fábulas, recetas, cuentos, rimas, trabalenguas. También, como no sólo leo, sino que escribo ensayos, y tengo tres, también se los he leído".

Malena Villegas2.jpg
La lectura. Una pasión que acompaña a la juninense Malena Villegas desde muy niña, y que comparte con todo aquel que se quiera sumar.

La lectura. Una pasión que acompaña a la juninense Malena Villegas desde muy niña, y que comparte con todo aquel que se quiera sumar.

Ensayista y reparadora de libros para donar

Sobre sus creaciones, los ensayos, destacó: "El primero se llama Porque crecemos, y se trata de la adolescencia, porque yo el año pasado, en séptimo (grado), he pasado por un montón de cambios y yo los sentí, y decidí escribir el ensayo. El otro se basa en hechos reales, y se trata de un animal, al que yo quería mucho. El tercero se llama Dulce misión, y es un cuento, un cuento para el grupo".

La inquieta adolescente además confiesa que "soy fundadora del Hospital de libro, donde la gente nos puede donar libros, en buen o mal estado, y con mi mamá los arreglamos y los juntamos en cajas para llevarlos a distintos albergues. Para colaborar pueden comunicarse con mi cuenta de Instagram, que se llama @lecturaparachicos".

Al ser consultada sobre la profesión que le gustaría tener de grande, causó cierta sorpresa al no mencionar alguna referida a la literatura, y confesó que le gustaría ser "doctora pediatra". También señaló que le gusta leer mucho libros de medicina, "no solo de romance y aventuras".

La respuesta de los chicos que participan de las reuniones de lectura virtuales es espontánea y eso la motiva. "Es muy lindo lo que me responden. cada vez que les mando el videíto, luego me escriben diciendo si les gustó. Además me piden los temas que les gustaría escuchar", compartió.

Haciendo docencia

Cada noche Malena siembra una semilla, y ésta parece haber caído en tierra fértil. "Hay una nena de seis años que me mandó un audio de un cuentito que ella tenía, y me dijo "¡Mirá Male, aprendí a leer esto! y me sorprendió, lee de corrido fantásticamente, y le pone expresión", explicó llena de orgullo.

La impronta "docente" de Malena hace que algunos integrantes de su grupo de lectura la inviten, y la juninense visita así escuelas y jardincitos para leerles. También lo hace con abuelos, todos en su zona, el Este.

Al consultar a su mamá sobre el nacimiento de sus empresas culturales, Yolanda dijo: "El amor por la lectura es de siempre. Ella ha estado presente desde pequeña en cada acontecimiento escolar, pero desde que la hice socia en la Biblioteca Pedro Bustos ya hace dos años ella, no ha parado de leer. Además tiene una especial afinidad con los niños, conocidos y desconocidos es un don que tiene. Entonces yo le propuse en pandemia grabar y enviar audios a los primitos amigos y se fue ampliando por las redes, yo pegué carteles en todos los negocios hasta que se sumó tanta gente que hoy nos enorgullece".